Ir al contenido principal

POESÍA: ROLANDO UN TACTO FRÍO




Tus manos de nieve finiquitan
en uñas de blanca escarcha
como trineo de afilados cantos
sensiblemente mis valles trazan,
filamentos petrificados
restallan acá y allá
provocando corporales fogatas.

Moléculas de agua
mutadas a cero grados
de aparente quietud
que abrasan todo a su paso,
de arriba abajo y de abajo arriba
sin meta, sin maleta, sin abrigo, sin testigos.

Solo estremecimiento vítreo
de tus dedos por mi blanco campo,
a borbotones ardiendo tus yemas
sobre mí, tu deshielo está rolando.


video




P.D.: "Conseguir que la indiferencia, en todos los ámbitos, desaparezca es una tarea que solo puede ser ganada con el calor, el humano"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. El calor humano hace florecer todos los jardines. En tu jardín se encuentra siempre ese calor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. precioso poema y muy bien entonado, mari cari. hay personas que dan calor y hay personas que dan un frío interno que no se quita ni poniéndose un abrigo. como los hombres grises de la novela 'momo' de michael ende.
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Sabias palabras, mi querida jardinera fiel, el calor humano es capaz de derretir hasta el mismísimo Muro de Martin.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ay que no estoy para fríos y escalofríos. Necesito calor de todo tipo. Humano, climatológico y de alimentación que no fiebre.
    Pero que maravillas sacas de un bloque de hielo.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Derretir el hielo del corazón humano, lamentablemente, es una tarea muy complicada. En especial, la de los grandes magnates que manejan el mundo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Uy hasta frió me dio, pero una sonrisa y una amistad siempre dan calor hasta al mas frió corazón

    ResponderEliminar
  7. Y a veces ese calor es insuficiente...

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. En este tiempo floreado y luminoso parace que l anieve queda lejos, pero qué va. Para este próximo fin de semana dan nieve otra vez en las cumbres, así que me veo rescatando el abrigo, el gorro y los guantes, amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Un poema precioso. Estremecimiento vitreo, borbotones ardiendo... El lenguaje es terrible, que infinita capacidad de provocar al alma.

    ResponderEliminar
  10. Me marcho, solo de pensar en el gélido frío se me entumece los sentidos...

    PD:
    La indiferencia se esta apoderando de la humanidad, total, con ver donde nos alcanza la nariz, es suficiente para no sufrir el mal ajeno y aun siendo un error, seguimos cayendo hacia la unidad absoluta, a ver si nos damos calorcito y cambiamos la situación, difícil, pero no imposible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

POESÍA: UNICORNIOS QUE SON CABALLOS

He soñado con equinos blancos galopaban encabritados mordiendo sus espumarajos lanzando coces al aire persiguiendo a hombres de todas las edades, les seguí con la vista frenaron sus cuartos traseros en la orilla del mar, no eran unicornios solo valientes caballos que querían salvar…
¿Qué querrían salvar?
He soñado con caballos tan blancos, que relucían  brincando en las montañas relinchando felices ya, y que no volverán pues herraron a sus cascos lo malo humano y gruñen que lo han enterrado en el mar.
P.D.: "Sería tan fácil cambiar el dicho de: Por un clavo se perdió un reino."
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥