Ir al contenido principal

POESÍA: BALLENAS NEGRAS DE JARDÍN





La hormiga recolecta la gota de rocío

cerrados los ojos, pues teme ver, a través de ella,

la inmensidad en los poros de los pétalos en declive.



Se halla en plena faena, absorta en su rastro químico

ella siempre tan dispuesta, tan laboriosa, tan herramienta

de ese trabajo de simpleza, armonioso conjuntivo.



Encuentra su dicha transportando,

removiendo y llevando arriba y abajo

vigilando la mortalidad de la hoja de seda.



Como una ballena negra en miniatura, en el jardín,

con gorda cabeza estéril metida en escafandra,

bañándose mientras arrastra la gota de agua.



Mira orgullosa a su diligente vecindad, 

quién llevará la gota más amarga,

y barcas negras de 6 remos surcan mares de crestas y

cráteres de polen inmensos en fragancias.



Terrible destino, el de las ballenas negras de jardín.



P.D.: "Lo malo no es ser una hormiga, lo es sentirse cómo tal"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. las hormigas ven las gotas de agua como grandes esferas. la gravedad no es suficiente para romper su tensión superficial.
    besos y que tengas una buena semana, mari cari.

    ResponderEliminar
  2. Entre los versos y la posdata, no podría sentirme más tocada, como siempre, mi querida amiga jardinera.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Yo, que a veces me siento hormiga , cuando es así no lo paso tan mal soy consciente de mi pequeñez y de mi fuerza.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Esta jardinera amiga siempre me sorprende,
    estás guapísima en la foto,
    mucho !!

    besos a esta escritora fiel,

    ^^

    ResponderEliminar
  5. Uy, que no veía yo las ballenas por ninguna parte hasta que empecé a leer y me di cuenta de que no importa el tamaño, puesto que hasta la criatura más insignificante es amada por Dios y cumple una labor importante en la naturaleza.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Sentirse hormiga o ballena, siempre depende del momento... mejor lo aceptamos y seguimos ¿no?

    Tu poema, tus frases... te definen, dibujan tu sensibilidad que se sale por todos tus poros, jardinera.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Lo único bueno para las cuidadoras del jardín, que a diferencia de las ballenas, las pobres hormigas pueden ser pisoteadas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. que bonito...prefiero ser hormiga a leon por ejemplo....
    yo las admiro...y lo digo en serio....
    esa disciplina...esa sencillez....esa union....


    me encanto la poesia....

    un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

JORNADAS DE LA DEHESA Y LA LITERATURA

En Santa Marta de Magasca (Cáceres-Extremadura).


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥