Ir al contenido principal

POESÍA: NUNCA VERÉ ARDER LA LLUVIA

No, no es verdad lo que dicen
no, porque yo nunca lo vi,
aunque he crecido entre piedra y cemento
nací de la tierra y del barro
y aún así, no, nunca lo vi,
solo puede existir en la eternidad
ya que ésta tampoco existe
porque nadie vino de allí,
no, nunca veré arder la lluvia.

¿Por qué habría de creerlo?
¿acaso necesitamos creer en algo?
la salvación de lo que somos
¿merece ser entonada a coro?


No, no es verdad lo que dicen
¡que la lluvia arde!
sin embargo, en mis sueños
(Los sueños no son terrenales, presiento)
veo mares ardiendo
y la lluvia que cae sobre ellos
levanta llamaradas
naranjas y rojas de fuego,
no, no es verdad que el agua arda
pero… ¡realmente deberíamos creerlo
pues de ser así, moriremos de sed!


P.D.: "No, los sueños no son terrenales... si lo fuesen... no querríamos cerrar los ojos"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Estoy plenamente convencida de que los sueños tienen poco de terrenales, de allí su magia.

    Besos, amiga jardinera.

    ResponderEliminar
  2. Soñemos... todo un manifiesto de intenciones oníricas...

    Bellas letras jardinera... (también la imagen lo es).

    ResponderEliminar
  3. Al menos yo, sí creo en ti!!
    Me gusta soñar cuando vivo y me gusta vivir cuando sueño.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. no, desde luego. el agua apaga el fuego porque absorbe su calor para evaporarse. y supongo que también es, en menor medida, porque como en la combustión se desprende vapor de agua, si añadimos agua desplazamos el equilibrio de la reacción hacia la izquierda.
    preciso poema, mari cari. besos.

    ResponderEliminar
  5. Te noto un pelin pesimista, de todas formas yo creo hasta cierto punto que los sueños son terrenales, sobre todo cuando sueñas cosas premonitorias, esas si que asustan y da miedo soñar. Bss.

    ResponderEliminar
  6. Si los sueños fuesen terrenales no serían sueños, aunque algunos de ellos se cumplan y formen parte de nuestra realidad. Que nunca nos arrebaten esa magia, que es lo que nos hace ser capaces de dar rienda suelta a la imaginación.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Lo mejor de los sueños es que en ellos cualquier cosa puede pasar, lo más terrible o lo más increíble, para luego volver a la realidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Buenas refelexiones en versos. Lo que es seguro es que moriremos, bajo la lluvia ardiendo o de sed y quizás nada veamos ni antes o después. Aunque yo a pesar de todo necesito creer.
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Los sueños sueños son...
    y yo a veces necesito de esos sueños para evadirme y pensar que hay un jardín paralelo al mío...
    más brillante ^^

    bss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

JORNADAS DE LA DEHESA Y LA LITERATURA

En Santa Marta de Magasca (Cáceres-Extremadura).


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥