Ir al contenido principal

POESÍA: MASAJEANDO FILIGRANAS

Desnuda bocabajo sobre tabla,
la toalla que me cubre
de oscuras miradas,
calienta mi cuerpo
mientras un rocío esférico
rueda por mi espalda,
y unas manos que se posan
friegan que te friegan
y refriegan filigranas
que arrancan mi corteza,
arrastrando viejos sudores
dejándome liviana…


Pilin a una pierna y a la otra,
pilin al vientre y más arriba,
pilín 5 dedos, 10 acompañan,
salvaje ritual, yazgo adormilada
por notas musicales y velas aromáticas


Almidonada en los sentidos,
desde dentro me suavizo,
renovarme, retornarme
otra vez mi piel es blanca,
y es la ducha de agua fresca
que suplica la hidratante
y unas manos que se posan
untan que te untan 
y reuntan filigranas
que embadurnan mi corteza,
alimentando viejos surcos
dejándome ufana…


y para terminar…

un té.



P.D.: "Ser sibarita corporal en tiempos de crisis no es mejor que ser sibarita gastronómico por mucho que te gusten los huevos fritos"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. hace años hubo una época en la que de vez en cuando iba a un spa. lo que pasa es que había mucha gente que iba en parejas y estaban todo el tiempo comentando la jugada a voz en grito...
    cualquier experiencia sabes contarla de una manera sensible y especial. besos, mari cari!

    ResponderEliminar
  2. Quiero y necesito una sesión de estas, querida amiga, cuánta falta hace, y aún más luego de leer cómo la describes con tu pluma.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hay que cuidarse en todos los tiempos. Aunque sea con aceite de oliva. Bss

    ResponderEliminar
  4. Con tu entrada me han dado unas ganas bárbaras de ir a un día de spa!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¿uy, qué bien! Qué relajante... Sólo de imaginarme esos masajes he quedado como nueva, chica. Sólo me falta, más que un té que no apetece por el calor, un refresquito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Al té no hubiese llegado, confirmado, estaría en siete sueños y medio, con tanto meneo y el stress que tengo, me derrito seguro...

    pd:

    Hay que alimentar el cuerpo y la mente, y los huevos fritos siempre pueden ser un primer paso hacia el resto de nuestras vidas..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

JORNADAS DE LA DEHESA Y LA LITERATURA

En Santa Marta de Magasca (Cáceres-Extremadura).


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥