Ir al contenido principal

POESÍA: MIS DÍAS DE ÁCIDO













Conciencia política, creo que tengo de eso,
conciencia de clase obrera, creo que también,
estoy contra el statu quo, sí también lo creo,
no quiero que me trague el sistema.

Sí, soy una resentida porque sé de dónde vengo
y sé a dónde quiero ir y con quiénes,
pero me aferro a mis bienes 
porque sueño aún con ser clase media,
¿qué digo?, los obreros también se aferran a sus bienes.

¡Soy medio burguesa, me asusta el dolor de muelas!
No, no quiero sentir presión, porque así nadie se expresa.
No, no responderé a preguntas delicadas, ¿o tal vez sí?
Aún no he comenzado a jugar y ya quieres abandonarme,
es el juego capitalista… ¡lanza tus dados!,
los míos no los lanzo, me los han dado trucados,
siempre sale el 4, y no, tampoco juego a la ruleta rusa
porque no creo en la vida futura que ha de venir.

Debo enfrentarme a mi causa y tú a la tuya.
No, no nos reconciliemos con la miseria,
porque despertaremos de noche con miedo,
con dolor, siento dolor, y tú sientes el dolor que es tuyo.

Te vendo mi terapia así, tan capitalista,
porque no creo en un Dios que ha de venir a juzgar
aunque matasen a un judío bueno.
Yo soy lo que soy, porque no acepto no serlo,
y la gente es como es.

Todos somos obreros, todas.
Todos somos oprimidos, todas.
Pero yo tengo mi revolución, escribir poemas.
Mi fundamento: mi creación propia, yo misma, yo.
Soy creativa porque no le temo a la responsabilidad y me respeto.
¿Pero qué hay de ti?
Cómo mantenerte revolucionario mentalmente, revolucionaria.
Cómo limpiarte de burguesía.
Habrá revolución si se consigue que las mujeres se involucren y se liberen.
Soy  trabajadora, quiero ser libre, me estorban el capitalismo y la burocracia.
Pero todas nadamos en esta represa, todos.
Entonces, cómo ser revolucionaria, ¡revolución ya!


P.D.: "Que nada nos sobre..."

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. ¿Como no estar de acuerdo y como no estar de vuelta de todo?
    No, la revolución ha de ser contra uno mismo. Soy hija de guerras, de revoluciones, de muertos de todos los colores y razas, apátrida, sola , sin familia y perdida gracias a las ideologías. No más ideologías, ni guerras ni revoluciones. El poder está ahí solo cambia de manos, y los obreros, trabajadores, clase media, esclavos muriendo cada día un poco más.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Un manifiesto con el que estoy muy de acuerdo.

    ResponderEliminar
  3. Lo mismo que Tracy, me permito firmar este manifiesto, mejor imposible.

    Besos, amiga.

    ResponderEliminar
  4. sí, ahora quienes estudian grandes carreras también son esclavos de sus trabajos, no tienen vida personal ni tiempo para sí mismos. es un aro por el que yo no fui capaz de pasar. estoy contigo.
    besos

    ResponderEliminar
  5. Hola mi Mari, es bueno leerte de nuevo, con tus versos tan profundos y sinceros. Te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
  6. La burocracia sobra siempre, argggg. No me parece muy ácido, si creo que es muy certero y alejado de los cánones normales de poesía, aunque ya sabes que a mí la poesía no se me da muy bien. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ya lo sabes, cuando te pones guerrera, yo, a tu lado, sosteniendote la lanza o lo que haga falta, que merece la pena luchar y no quedarse esperando a que lluevan propuestas para mejorar aquello que pareciera inmejorable...

    pd:

    Algún día llegara...nos pondremos de acuerdo y alaaaa...¡¡¡ a triunfar que son dos dias...

    ResponderEliminar
  8. Hasta la victoria siempre!
    Cada uno se revoluciona como puede, yo no escribo pero lucho contra las injusticias que veo día a día, la intolerancia hacia la pobreza y la conformidad de la clase media.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

POESÍA: UNICORNIOS QUE SON CABALLOS

He soñado con equinos blancos galopaban encabritados mordiendo sus espumarajos lanzando coces al aire persiguiendo a hombres de todas las edades, les seguí con la vista frenaron sus cuartos traseros en la orilla del mar, no eran unicornios solo valientes caballos que querían salvar…
¿Qué querrían salvar?
He soñado con caballos tan blancos, que relucían  brincando en las montañas relinchando felices ya, y que no volverán pues herraron a sus cascos lo malo humano y gruñen que lo han enterrado en el mar.
P.D.: "Sería tan fácil cambiar el dicho de: Por un clavo se perdió un reino."
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥