Ir al contenido principal

DOMINA TU GRASA EN UN CIRCO DE 3 PISTAS

No es comer mucho lo que engorda sino a la hora a la que comemos mucho. ¿Dónde quedó el refrán de desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo?

Desde luego para este buen señor no iba eso,  ya que se negaba a tomar fruta y verdura, solo carnes.

No sé, pero desde varias universidades: Murcia, Harvard y Tufts (cómo mola que Murcia vaya antes de Harvard y cómo suena a bollería rica la de Tufts, eh?)... decía, que se han juntado y han realizado un estudio que viene en este tema de los adelgazamientos a dar toda la razón a mi amiga Jess...

Mi amiga Jess:  ¿Toda?, no, ¡todita, me la da, toditaaa! Porque mira que te lo vengo diciendo, la operación bikini no es cerrar la boca a cal y canto, sino saber cuándo hay que abrirla.

Pero en el estudio hablan de que a los que les gusta apiparse por la noche presentan una variante del gen clock...

Jess: ¿del gen oclok?

No, del clok que es el que se encarga de codificar una proteína implicada en el reloj circadiano que marca los horarios en nuestro organismo.

Jess: ¡oclok como un reloj de circo!

Pues tendríamos que desayunar poco pero nunca saltárnoslo, el 40% del total a comer durante todo el día hay que hacerlo en el almuerzo y menos en la cena, pero ésto solo vale para los españoles que tenemos nuestro estilo fisiológico, osea, nuestro reloj circadiano especial.


Jess: osea, un circo de 3 pistas, que si eliminamos la central...

¿Cómo vas a eliminar la mejor de las atracciones? Mejor de 5 pistas, a las 12 una cervecita y un café a las 5.


P.D.: "¿Somos lo que comemos o comemos lo que somos? Uyyy!!! qué hambre me ha entrado!!"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Uy esas reflexiones de la Jess , extrañaba sus entradas . Un beso y te me cuidas mucho

    ResponderEliminar
  2. Echaba de menos a Jess, qué gusto me ha dado saber en qué anda y, como siempre, leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. tiene razón tu amiga. yo muchas noches ceno fruta. por cierto, mi familia paterna es de murcia, ese orgullo panocho! :)
    besos

    ResponderEliminar
  4. Demasiadas porquerias tienen hoy en dia lo que comemos, para mejorar el aspecto, para mejorar el sabor, para mejorar..., mejorar..., mejorar...nos dejamos llevar por lo que vemos para hartarnos, cuando en realidad lo que importa es simplemente comer sano...

    pd:
    aunque no se si hoy en dia podemos comer realmente sano...o sera que somos peores cada dia...

    ResponderEliminar
  5. Mis últimos 20 años han sido con hambre jajaja, si somos lo que comemos, últimamente soy un chancho, vengo comiendo cerdo día tras día!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

POESÍA: UNICORNIOS QUE SON CABALLOS

He soñado con equinos blancos galopaban encabritados mordiendo sus espumarajos lanzando coces al aire persiguiendo a hombres de todas las edades, les seguí con la vista frenaron sus cuartos traseros en la orilla del mar, no eran unicornios solo valientes caballos que querían salvar…
¿Qué querrían salvar?
He soñado con caballos tan blancos, que relucían  brincando en las montañas relinchando felices ya, y que no volverán pues herraron a sus cascos lo malo humano y gruñen que lo han enterrado en el mar.
P.D.: "Sería tan fácil cambiar el dicho de: Por un clavo se perdió un reino."
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥