Ir al contenido principal

VARÓN/MUJER... LA DIFERENCIA ESTÁ EN EL TRICOTAR!!

¿Qué nos hace diferentes a las mujeres y a los varones?
Muchas cosas me diréis, claro, por supuesto, pero...

... a nosotras nos gusta mucho la cocina, las labores, en fin que las mujeres por naturaleza nos refugiamos de los rayos y aguaceros en el hogar, pero para no aburrirnos y siempre, siempre buscando la utilidad para con los nuestros, nos pusimos a hacer un montón de tareas, sin ánimo de lucro, y las perfeccionamos y las expandimos, las generalizamos, democratizándolas.

Por ejemplo, tenemos montones de recetas de cocina que las amigas nos damos unas a otras sin cobrar ni un centavo, de euro, claro.

Y nos dio por hacer labores y lo mismo, las perfeccionamos y sin embargo...


Los negocios rentables sobre cocina, sobre labores están en manos de los varones.. ejemplos, ejemplos no faltan...

... y es cogerlo los varones y lo destrozan, eso sí, se forran porque pasa a ser llamado Arte...


Y desde luego, por mucho amor que se tenga a los ovillos... estos detalles solo lo hacen las mujeres...



P.D.: "¡Si hay negocio... las mujeres son invisibles!"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Si a las mujeres les gusta tanto la cocina y las labores hogareñas, debo ser un engendro :P

    ResponderEliminar
  2. ... Y graciosa Luciana, que es lo que más le gusta al Jardín... las risas y tú se las sacas siempre con tus riegos en comentarios... Gracias y besos... mil!!

    ResponderEliminar
  3. Mi tía era una maga con las agujas y le hacía jerseys a todos sus sobrinos....vívía con las agujas de tejer todo el año, listas para hacer algo....y mi tío la ayudaba a que no se le enredara la lana...jaja....pero a veces lo ponía a tejer, sobre todo cuando lo hacía con la máquina....mi padre cocía mejor que mi madre....cuando había que cocer un botón o zurcir algo....buscábamos a mi padre con la aguja en la mano...y él se sentaba a cocer....pero nunca se le ocurrió poner una sastrería, menos mal....besooooosssss

    ResponderEliminar
  4. Pues toda la razon te voy a dar, MariCari. Es como la cocina y los chefs, cada vez hay mas mujeres, pero ya sabemos que los grandes son siempre ellos aunque ellas se hayan pasado desde la Prehistoria entre fogones.

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Es curioso toda la vida cocinando,cociendo, limpiando, abrillantando, diseñando la ropa de los hijos...
    ...y te llaman AMA DE CASA llega un tipo y lo hace y se convierte en artista de fama mundial ¡¡Manda Huevos!!

    Besotes jardinera

    ResponderEliminar
  6. a mí los cocineros masculinos no me acaban de gustar. el arguiñano es entretenido para verle, pero no atraen mucho sus platos. aunque ese por lo menos es clásicos. el de la deconstrucción, que no me sale el nombre ahora... no me imagino a una mujer haciendo esas chorradas.

    ResponderEliminar
  7. Pero que lista es mi amiga jardinera. Para ser jardinera sabe de todo. Pues razón llevas querida amiga, el mundo del arte es de ellos, el de la cocina también:-)
    Si alguna mujer consigue un lugar seguro que tiene manager que pone el cazo.
    Así que ni me molesto. Katy a sus labores.
    Bss y buena semana preciosa. Espero que tú al menos nos representes con un premio Planeta a la poesía (Lo digo en serio)

    ResponderEliminar
  8. Quiero pensar que cada vez ocurre menos, ¡por favor, no me quites la ilusión!, que de ella también se vive.

    ResponderEliminar
  9. Le comento el título a un varón que tengo al lado- me hace mucha gracia, las cosas, como son- me dice: que los hombres también tricotan. Jaaaaajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo soy un desastre con la aguja y los pucheros. Cuando era pequeña jugaba a las canicas, a las chapas, pedaleaba sobre mi bicicleta como un muchachote, eso sí, con faldas. No me gustaban las muñecas y sí los playmovil. En fin, prefería las emociones fuertes. Y claro, así no hay quien aprenda a cocinar, ni a coser.
    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Hola...tanto tiempo, estuve muy ocupada. Hoy decidi visitarte. Muy linda tu entrada.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  12. Siento envidia de todas esas maravillosas mujeres que son habilidosas/virtuosas con las labores, el punto, crochet, cocina..en fin todas estas tareas que desde tiempo inmemorial han sido propias de nuestro género. Yo debo de haber estado entretenida en otras tareas porque no domino ninguna de las artes mencionadas y, sinceramente, me apena porque considero que son arte con mayúsculas ¿os acordáis de los encajes de bolillos? tuve la suerte de ver cuando era pequeña a alguna mujer confeccionandolas con aquellas tablas cuajaditas de alfileres (no estoy segura de si lo eran).
    Creo que las artesanas deberían de poder rentabilizar su creatividad como lo hacen los hombres pero, también pienso, que las mujeres disfrutamos con compartir estas labores o habilidades de cualquier índole con nuestras compañeras de trabajo, amigas, hijas o vecinas sin más..Concluyo: somos más generosas, humildes y sin duda creativas.
    Me ha encantado tu reflexión de hoy. Hay un trasfondo muy entrañable al margen del tema crematistico.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

POESÍA: UNICORNIOS QUE SON CABALLOS

He soñado con equinos blancos galopaban encabritados mordiendo sus espumarajos lanzando coces al aire persiguiendo a hombres de todas las edades, les seguí con la vista frenaron sus cuartos traseros en la orilla del mar, no eran unicornios solo valientes caballos que querían salvar…
¿Qué querrían salvar?
He soñado con caballos tan blancos, que relucían  brincando en las montañas relinchando felices ya, y que no volverán pues herraron a sus cascos lo malo humano y gruñen que lo han enterrado en el mar.
P.D.: "Sería tan fácil cambiar el dicho de: Por un clavo se perdió un reino."
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥