Ir al contenido principal

POESÍA: A LA VIDA DE DORIS LESSING

Doris Lessing, ha muerto... ¡Gloria para ella!
A la vida de Doris...

Vengo de sembrar nuevas ortigas
en el macetero viejo de una casa
con el 24 al poyete dando vida
y a  Doris su lacónica sonrisa,
que broten vengadoras y sin pamplinas
llenas de zumo que su exhalación amarga
por púas en hojas y tallos si te arrimas.

Toda ella era savia bruta insumisa
de una realidad cruel y aseverada,
dura, despellejada y dolida,
descarga de rodete gris ceniza,
pisada enorme, segura y esforzada,
postura femenina que a horcajadas
pare una silueta eterna y granítica,
al natural, en umbral cantero sentada.


P.D.: "Hoy la posdata es para explicarme, cuando digo lacónica quiero simbolizar con esa palabra que ella era de esa manera, así era ella. Cuando digo exhalación quiero que se entienda como rayo pues esa es la sensación que produce el veneno de la ortiga cuando entra en tu cuerpo, así lo he sentido en el mío muchísimas veces cuando jugaba cuando era niña. Cuando digo lo que digo, quiero decir que fue una mujer fuerte, que vivió 94 años, que cuidó a su hijo con problemas de corazón, que luchó por sus ideas en un mundo de varones que cuestionaron su nobel y que para mi, ha pasado a ser un hito. Descanse en paz"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Un bello homenaje que en tus palabras suenan grandes, emotivas y sentidas.
    Bss y buen finde

    ResponderEliminar
  2. Me voy con una sensación mezcla de nostalgia y tristeza, y también una paz de espíritu muy especial. Hermoso homenaje, jardinera querida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Es la ortiga una metáfora de quien se rebela contra su propia sonrisa para que no parezca encantadora, contra su mirada para que no parezca acariciante? ¿El pinchazo eléctrico de la ortiga es artificio o son la mirada y la sonrisa el artificio? Me quedo con que la ortiga incómoda descarga su ira contra la injusticia y la sonrisa y la mirada son para mí. Iluso.

    ResponderEliminar
  4. No la conocía gracias por presentarla mi Mari, te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
  5. Tengo una deuda pendiente con Doris Lessing y es leer uno de sus libros. Sí, no te asombres, Mari Cari, pero esta servidora no tiene el placer de conocer sus novelas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Nunca la leí, pero ahora ha pasado a ser parte de los inmortales literarios, así que en cualquier momento la leeré.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

JORNADAS DE LA DEHESA Y LA LITERATURA

En Santa Marta de Magasca (Cáceres-Extremadura).


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥