Ir al contenido principal

REPOSICIÓN: EL TIEMPO DE UNA FLOR AMARILLA SILVESTRE

Una silvestre flor amarilla se siente congelada y sola en el verdor primaveral creyéndose un monstruo (porque alguien le dijo que solo los monstruos están solos, y no sabe qué hacer). Surgió de la Gaia en un lugar donde ella no quería, más no tuvo elección, aún así, sacó fuerzas para germinar, para ser ella. Diariamente estaba tan sola... Le faltaba otro ser con quien hablar de sus vivencias y de sus sueños. Tal vez estaba previsto que naciera formando un ramillete, pensó. Eso debe ser lo normal (eso cree porque nadie le entregó un manual, nadie se acercó a ella) ¡era tan silvestre!

Un día, al abrir sus ojos y mirar a su alrededor como tenía por costumbre, vio el horizonte ennegrecido con una terrible y malcriada tormenta.


Siente miedo, se estremece y un temblor recorre su tallo hasta sus hojas, sacudiendo el rocío nocturno que se resiste a abandonar sus pétalos robándole el poco calor que conserva tras su angustia nocturna, y queda paralizada por un zumbido misterioso, todo su ser gime y se doblega, algo vuela sobre ella, otro monstruo solitario que le mira con grandes ojos.

Se pregunta si será amigo o enemigo, y mientras, en la lejanía, oye un trueno que le hace sentir deseos de ser aún semilla, alargada y arrugada como un cascarón de nuez bajo tierra.  Pero recibe una caricia en su corola, siente unas patas correteando sobre ella y después, la penetra en su cáliz inundándola cálidamente, sintiéndose una flor completa (ahora sabe para qué ha surgido en aquel paraje, para alimentar y para formar su propio ramillete silvestre de flores amarillas-hijas).

Se quedó sola otra vez al marcharse el monstruo cariñoso y vareada por un viento fuerte que le provocó un gran estornudo, lanzando sus semillas recién fecundadas al espacio tormentoso. Quiso gritar y pedir auxilio porque sobre ella solo se cernían nubes negras y no eran sus amigas, nunca la trataron bien, siempre abofeteada y magullada sin saber por qué.

Se sintió madre cuando vio a su alrededor como las primeras gotas de agua se precipitaban sobre sus semillas liberadas y aireadas, pues la tormenta arreciaba y su cuerpo desgastado y lacerado no necesitaba otra estación más para ser consciente del por qué en aquél desértico paraje, mientras sus semillas recibían un baño de felicidad y éxtasis que las iba hundiendo lo justo y necesario en la madre tierra. Y comprendió la necesidad de aquellas nubes y sus ojos se llenaron de lágrimas, aplaudiendo a rabiar con sus hojas, intentando saltar y hasta volar (aunque no pudo porque sus raíces eran maneas para su tallo y su vida aérea). En ese momento, deseó tener, en otra verde primavera, su propio ramillete silvestre de flores amarillas, todas a su alrededor y contarles su vida, darles consejos y tiernas caricias, quién sabe...

P.D.: "La vida se descubre a cada momento y a cada momento surge la vida..."

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

SONETO A LA SIERRA DE PELA

SIERRA DE PELA...
(A mi sobrino Fco Javier J M )
No hay en el mundo, para mí, una cumbre, ni un pico, ni montaña que me rija o conquiste con gana tan prolija como lo hace esta sierra con su herrumbre.
Desde mi lejanía la vislumbre y su llama de faro me dirija, que es imagen que a mí me regocija y siempre necesito que me alumbre.
Ella está en la raíz de mi penar, sobre el pueblo en el que una sementera aparqué mi faena de espigar y olvidé la alegría de mi era. ¡Quién sus peñas volviera a jalonar para bajar lozana su ladera!


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥