Ir al contenido principal

POESÍA: AOVILLARSE TOCA

AOVILLARSE TOCA de Cari Jiménez


Quiero que me desmadejes

tirando del cabo, me lo muestras,
lo alargas con tu mano hacia mí
pues sale de mi y a mí vuelve,
hacia él va mi mano, lo sobrepasa,
no lo atrapa, se desvanece,
aparece y desaparece ante mi vista,
sigo enredada, presa, con prisa
mi corazón late, aferrada
a la idea de que soy rea,
presa ya en una vieja madeja.


Veo el cabo suelto, tirar de él,
lo apreso, imposible,
se me escurre entre mis dedos
como el agua del arroyo
y me apeno, me asfixia la madeja
doy una bocanada de aire y mis pulmones
son libres, pletóricos como velas
izadas, que en un segundo se marchita
su contenido, y toda la valentía insuflada
en mi pecho y en mis brazos no ha producido
ni el menor quebranto en la madeja
y giro, giro, como en una devanadera,
giro y giro, día a día, aovillada,
no hay forma de romper, no hay forma
de tejer, no hay más que un cabo suelto,
yo, que ni aguanto el teñido, ni el cardado
ni me quiebran, ni me tejen,
ni me quieren, ni me espanto,
soy madeja de un solo cabo, suelto,
cada vez más ajado por el intento
de librarme, de postrarme
de aferrarme, de soltarme…
Seguiré con el intento.




P.D.: "Que se pare el mundo... ¿Pero para qué?"

MariCari, la Jardinera fiel.


{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante! Gracias.

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo (BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)
Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.
Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameovercuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Apren…

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…