Ir al contenido principal

POESÍA: ENCABALGAMIENTOS


El espectáculo debe continuar
ante mis ojos alguien se cree caballo
su piel sudada bajo los focos relincha
[a la lejanía
en busca de su libertad
y el eco le responde guerra,
                                            [¡guerra!
conquista mi paz.

Le tienen sujeto por correajes
desde la boca    
                                            [abierta
enseña los dientes
                                            [a la Paz
pronunciada con sus belfos resecos
no hay tregua, no me la da,
se encabrita y cocea al aire
no la hay, no me da
                                            [la Paz
sea contigo.

Y cabecea retrocediendo
por indecisión,
[por miedo
tiemblan sus cuartos traseros
y un escalofrío recorre su cuerpo,
agacha la cabeza, guiña sus orejas
no ve camino, acorralado
                                            [siente vértigo
acorralado.

Cambia su estampa, se yergue
eleva su frente, afronta
[su destino
raquítico, mezquino
de penco de guerra
y ya galopa directo a la malla de espinos
salta y se quiebra,
cae en el olvido,
                                            [cae
sobre el barro, la mugre,
la sangre, la herida,
la locura
                                            [¡correajes!
del Caballo loco de guerra
rinde mi momento.


P.D.: "A veces nos comportamos como fieras no como animales."

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. el hombre, en ocasiones puede ser mucho peor que los animales, no hay duda.
    besos, mari cari

    ResponderEliminar
  2. el hombre, en ocasiones puede ser mucho peor que los animales, no hay duda.
    besos, mari cari

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno!!! Yo diria Excelente!! Gracias por compartir. Abrazos!!

    ResponderEliminar
  4. Uy siempre me haces reflexionar un beso y te me cuidas Mari

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

SONETO A LA SIERRA DE PELA

SIERRA DE PELA...
(A mi sobrino Fco Javier J M )
No hay en el mundo, para mí, una cumbre, ni un pico, ni montaña que me rija o conquiste con gana tan prolija como lo hace esta sierra con su herrumbre.
Desde mi lejanía la vislumbre y su llama de faro me dirija, que es imagen que a mí me regocija y siempre necesito que me alumbre.
Ella está en la raíz de mi penar, sobre el pueblo en el que una sementera aparqué mi faena de espigar y olvidé la alegría de mi era. ¡Quién sus peñas volviera a jalonar para bajar lozana su ladera!


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…