Ir al contenido principal

RELATO: MOCHILAS MADRUGADORAS

Foto prensa HOY

Varios hechos criminales, sin aparente conexión, separados unos de otros solo por unas horas, se producen en la misma autovía Madrid-Lisboa. No existen los milagros en este relato, no los esperéis ni para cenar.


El caso es que tal día como antes de ayer, en la frontera de Badajoz —ya sabéis la inventada que separa Portugal de España y al mismo tiempo la natural producida por el río Caya—la Patrulla Fiscal Territorial de la Guardia Civil de Badajoz da el alto a un vehículo a eso de las 4 de la madrugada. El resultado del dispositivo de vigilancia se saldó con dos detenidos y la confiscación de dos mochilas, una se encontraba en el maletero y otra debajo del asiento delantero. 

El problema no era el lugar ni el color de las mochilas, sino que cada una contenía 77.000 euros, repito, euros, y hete aquí que como han sido cogidos en zona española, es Hacienda quien se los va a quedar a cambio de unos años de cárcel para los mochileros, seguramente. 

Cierto es que para estas operaciones no necesitan perros con olfato ni nada por el estilo, porque solo tienen que captar la matrícula del coche en cuestión y ya sale pelos y señales en el ordenador del coche patrulla, y es que a ver qué hacía el coche de Elche, o sea, desde Alicante pasando a Portugal a esas horas de la madrugada… ¡Normal que les registraran!, y ni un camuflaje para los euros, no, así sin más, en unas mochilas… Los hay que piensan que esta frontera extremeña no tiene tradición en contrabando y por ello en dar el alto… ¡Pues toma del frasco, Carrasco!, y ahora vas y lo cascas… 

Pero es que 48 horas después, en la misma frontera, fue exactamente igual, de madrugada, un coche, dos ocupantes, la misma Patrulla Fiscal… No, no había dos mochilas, pero sí una bolsa de basura negra debajo del asiento con 97.450 euros. 

Ambos hechos, presenciados por los Guardiñas (GNR de Portugal) les produjo un pelín de envidia, así que a las 12 de aquella mañana, pasado un rato largo desde el recorrido del Portagem de la autovía dirección Lisboa, observaron que un coche con matrícula portuguesa culeaba y que además, tenía dos ocupantes, iba conducido por un varón con rasgos poco portugueses y aún menos su copiloto. Automáticamente pensaron que si los españoles encuentran euros en un coche que no pesa, es seguro que el maletero lleva armas pesadas y les dieron el alto. 

Efectivamente, lo que el maletero transportaba era muy pesado, se trataba de una lápida de mármol de la ciudad de Estremoz con los datos de la madre de los susodichos. 

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Aunque es para llorar también es para reír. Los hay con buena estrella en todos los lados.Anda que vaya chasco los del mármol:-)
    Genial crónica, y bien contada reportera que ya no jardinera. Lo voy a tuitear.
    Bss

    ResponderEliminar
  2. Por qué iban a ser menos! El marmol está caro, no creo que a la altura de los euros encontrados, pero algo es algo.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

SONETO A LA SIERRA DE PELA

SIERRA DE PELA...
(A mi sobrino Fco Javier J M )
No hay en el mundo, para mí, una cumbre, ni un pico, ni montaña que me rija o conquiste con gana tan prolija como lo hace esta sierra con su herrumbre.
Desde mi lejanía la vislumbre y su llama de faro me dirija, que es imagen que a mí me regocija y siempre necesito que me alumbre.
Ella está en la raíz de mi penar, sobre el pueblo en el que una sementera aparqué mi faena de espigar y olvidé la alegría de mi era. ¡Quién sus peñas volviera a jalonar para bajar lozana su ladera!


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥