Ir al contenido principal

Dr. Jekyll y Mr. Hyde (a dos manos)




Dr. Jekyll y Mr. Hyde
1ª parte de Dr. Jekyll a su Hyde
.
Verdadero soy, Míster J., inglés
modosito. Señor noble que goza
de la mesa abundante y buena loza,
reparando a los pobres de traspiés
que quizás injirió mi no violencia.
Y mi temple y mi áurea* están blancas
porque tengo las manos siempre francas,
sosegado contemplo a mi conciencia.
Imprudente sería si primero
me doblegan mi suerte las mujeres
pues existen en mí dos medios seres
deglutiendo el brebaje pendenciero.
No es extraño mi caso, es una sal
que me va a producir metamorfosis,
desde el bien hasta el mal busco la dosis
que controle este horror del mundo dual.
(Caridad Jiménez Parralejo)
.
Contestación de Hyde a su Dr. Jekyll
.
Mentira eres, señor, no tan británico,
que babeas comiéndote el puré,
pues tus dientes no están para el titánico
esfuerzo de mascar en el bufé.
Ya no cabe en tu obscuro corazón
la serena inquietud por las pasiones,
que no logran vencer a la razón
pues siegan de raíz tus ilusiones.
Y esa pastilla mágica que eructas
y controla tu aguda esquizofrenia
es empero un retruécano en conductas
más propias de una infecta oligofrenia;
es un desasosiego tan indómito
como improbable; pues, en el preámbulo
del hombre, ya existía el dulce vómito
del vértigo perverso del funámbulo.
(Marcos Circenses)
.
.
*******Cambio de personaje...
.
2ª Parte... Del Jekkyl al Hyde
.
Una pócima tengo ante los ojos,
me libra del acoso del maligno;
me convierte, también, en hombre digno;
y expulsa de mi mente los despojos.
Pero no creas, no la anhelo tanto,
porque el cambio brutal en mis sentidos
duele aún más que el mal de los olvidos;
ya estoy acostumbrándome al espanto.
¿Sonríes, estrambótico especímen?
Pues no lo hagas jamás, porque en tu ira
descuidas, desalmado, la mentira
que te arrastra en el fango tras el himen.
Y yo, aunque ya lo sabes, soy cobarde
pues te puedo matar y no te mato.
moriríamos ambos en el trato,
Y no hay más leña, solo la que arde.
(Marcos Circenses)
.
Del Hyde al Jekkyl
.
No tomo la pastilla que me ciega
el cuerpo y me hace ser lo que bien soy,
tal es mi natural. Lo santo niega
mi indigno ser, por qué no, ¡que sea* hoy!
Créelo, ella será mi compañera
que aplacará la sed de mis instintos
dándome rienda suelta dondequiera
que penetro tranquilos laberintos.
¿Me lloras, pusilánime doctor?
Haces bien, lloriquea como un convicto
con falta de verdad en su vigor,
¡vuelo por el Olimpo del invicto!
Como eres un cobarde desconoces
que en flaquezas resurjo más valiente
solo tú, mi talón de Aquiles, goces,
con salud, mi piedad benevolente.
(Caridad Jimenez Parralejo)
.
Peticiones del juego, al menos 8 antonimos en cada contestación, una Sinéresis y una Hipálage.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIRIA, YA NO ES SIRIA, SIRIA ES HISTORIA!

SIRIA,
Todo comenzó en la distancia, como quien ve una película, pero me agarró el corazón...
Cari Jiménez Te gusta esta página · 4 de septiembre de 2015 · Editado · 

Siento no poder evitar que mi poesía no tenga el poder que yo quisiera para resucitar a los inocentes, pero intentaré imaginar que es una horrorosa película pues no sé cómo parar la Guerra...
.
YO SOY REFUGIADO, MI PELÍCULA
.
Panorámica en plano americano
en mar adentro el zoom hacia la orilla
y al llegar a la playa en corto plano
enfocad la silueta en la gravilla
.
silenciosa, aquietada, sin respiro
cae la luz encima de su busto,
solo el ruido del mar, mientras en giro
la cámara, con voz en off de susto
.
va llamando al niñito que se mece:
no juegues donde rompen fuertes olas,
no juegues marinero al que guarece
un barco de papel con sus cabriolas.
.
¡Corten! Que deje el niño ya el rodaje
y "Yo soy refugiado" va a montaje. .
.
Y hoy continua...
Bienvenidos Refugiados - España
¡ESPERANZA!!! ¡El Acuerdo EU-Turquia se tambalea!!! SENTEN…

POESÍA: UNICORNIOS QUE SON CABALLOS

He soñado con equinos blancos galopaban encabritados mordiendo sus espumarajos lanzando coces al aire persiguiendo a hombres de todas las edades, les seguí con la vista frenaron sus cuartos traseros en la orilla del mar, no eran unicornios solo valientes caballos que querían salvar…
¿Qué querrían salvar?
He soñado con caballos tan blancos, que relucían  brincando en las montañas relinchando felices ya, y que no volverán pues herraron a sus cascos lo malo humano y gruñen que lo han enterrado en el mar.
P.D.: "Sería tan fácil cambiar el dicho de: Por un clavo se perdió un reino."
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥