Ir al contenido principal

Dr. Jekyll y Mr. Hyde (a dos manos)




Dr. Jekyll y Mr. Hyde
1ª parte de Dr. Jekyll a su Hyde
.
Verdadero soy, Míster J., inglés
modosito. Señor noble que goza
de la mesa abundante y buena loza,
reparando a los pobres de traspiés
que quizás injirió mi no violencia.
Y mi temple y mi áurea* están blancas
porque tengo las manos siempre francas,
sosegado contemplo a mi conciencia.
Imprudente sería si primero
me doblegan mi suerte las mujeres
pues existen en mí dos medios seres
deglutiendo el brebaje pendenciero.
No es extraño mi caso, es una sal
que me va a producir metamorfosis,
desde el bien hasta el mal busco la dosis
que controle este horror del mundo dual.
(Caridad Jiménez Parralejo)
.
Contestación de Hyde a su Dr. Jekyll
.
Mentira eres, señor, no tan británico,
que babeas comiéndote el puré,
pues tus dientes no están para el titánico
esfuerzo de mascar en el bufé.
Ya no cabe en tu obscuro corazón
la serena inquietud por las pasiones,
que no logran vencer a la razón
pues siegan de raíz tus ilusiones.
Y esa pastilla mágica que eructas
y controla tu aguda esquizofrenia
es empero un retruécano en conductas
más propias de una infecta oligofrenia;
es un desasosiego tan indómito
como improbable; pues, en el preámbulo
del hombre, ya existía el dulce vómito
del vértigo perverso del funámbulo.
(Marcos Circenses)
.
.
*******Cambio de personaje...
.
2ª Parte... Del Jekkyl al Hyde
.
Una pócima tengo ante los ojos,
me libra del acoso del maligno;
me convierte, también, en hombre digno;
y expulsa de mi mente los despojos.
Pero no creas, no la anhelo tanto,
porque el cambio brutal en mis sentidos
duele aún más que el mal de los olvidos;
ya estoy acostumbrándome al espanto.
¿Sonríes, estrambótico especímen?
Pues no lo hagas jamás, porque en tu ira
descuidas, desalmado, la mentira
que te arrastra en el fango tras el himen.
Y yo, aunque ya lo sabes, soy cobarde
pues te puedo matar y no te mato.
moriríamos ambos en el trato,
Y no hay más leña, solo la que arde.
(Marcos Circenses)
.
Del Hyde al Jekkyl
.
No tomo la pastilla que me ciega
el cuerpo y me hace ser lo que bien soy,
tal es mi natural. Lo santo niega
mi indigno ser, por qué no, ¡que sea* hoy!
Créelo, ella será mi compañera
que aplacará la sed de mis instintos
dándome rienda suelta dondequiera
que penetro tranquilos laberintos.
¿Me lloras, pusilánime doctor?
Haces bien, lloriquea como un convicto
con falta de verdad en su vigor,
¡vuelo por el Olimpo del invicto!
Como eres un cobarde desconoces
que en flaquezas resurjo más valiente
solo tú, mi talón de Aquiles, goces,
con salud, mi piedad benevolente.
(Caridad Jimenez Parralejo)
.
Peticiones del juego, al menos 8 antonimos en cada contestación, una Sinéresis y una Hipálage.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

POESÍA: UNICORNIOS QUE SON CABALLOS

He soñado con equinos blancos galopaban encabritados mordiendo sus espumarajos lanzando coces al aire persiguiendo a hombres de todas las edades, les seguí con la vista frenaron sus cuartos traseros en la orilla del mar, no eran unicornios solo valientes caballos que querían salvar…
¿Qué querrían salvar?
He soñado con caballos tan blancos, que relucían  brincando en las montañas relinchando felices ya, y que no volverán pues herraron a sus cascos lo malo humano y gruñen que lo han enterrado en el mar.
P.D.: "Sería tan fácil cambiar el dicho de: Por un clavo se perdió un reino."
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥