Ir al contenido principal

DE ESOS CIELOS, A ESTAS TIERRAS


A este mundo, qué ángeles vendrán
si no son sus campanas de ese oro
que en generosos pechos se les funde
y donde su oro suena a voz de Dios,
o como las de acero que, en las tierras
pobres, convocan a sus falsos ídolos
y se olvidan y son así olvidadas,
porque nadie se arregla la apariencia
al no sentir apego a su sonido,
ni cuentan campanadas porque no...
Que no hay adónde dirigir los pasos
y no hace arrodillarse su lamento
ni tras su último toque persignarse.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

Entradas populares de este blog

SIRIA, YA NO ES SIRIA, SIRIA ES HISTORIA!

SIRIA,
Todo comenzó en la distancia, como quien ve una película, pero me agarró el corazón...
Cari Jiménez Te gusta esta página · 4 de septiembre de 2015 · Editado · 

Siento no poder evitar que mi poesía no tenga el poder que yo quisiera para resucitar a los inocentes, pero intentaré imaginar que es una horrorosa película pues no sé cómo parar la Guerra...
.
YO SOY REFUGIADO, MI PELÍCULA
.
Panorámica en plano americano
en mar adentro el zoom hacia la orilla
y al llegar a la playa en corto plano
enfocad la silueta en la gravilla
.
silenciosa, aquietada, sin respiro
cae la luz encima de su busto,
solo el ruido del mar, mientras en giro
la cámara, con voz en off de susto
.
va llamando al niñito que se mece:
no juegues donde rompen fuertes olas,
no juegues marinero al que guarece
un barco de papel con sus cabriolas.
.
¡Corten! Que deje el niño ya el rodaje
y "Yo soy refugiado" va a montaje. .
.
Y hoy continua...
Bienvenidos Refugiados - España
¡ESPERANZA!!! ¡El Acuerdo EU-Turquia se tambalea!!! SENTEN…

POESÍA: UNICORNIOS QUE SON CABALLOS

He soñado con equinos blancos galopaban encabritados mordiendo sus espumarajos lanzando coces al aire persiguiendo a hombres de todas las edades, les seguí con la vista frenaron sus cuartos traseros en la orilla del mar, no eran unicornios solo valientes caballos que querían salvar…
¿Qué querrían salvar?
He soñado con caballos tan blancos, que relucían  brincando en las montañas relinchando felices ya, y que no volverán pues herraron a sus cascos lo malo humano y gruñen que lo han enterrado en el mar.
P.D.: "Sería tan fácil cambiar el dicho de: Por un clavo se perdió un reino."
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥