Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2017

LA ESPIGA

LA ESPIGA La espiga es sabedora de ser trigo,
avena, mijo, cereal maduro,
vaina que lo contiene todo y nada,
y no sabe la espiga que su fruto
terminará en la boca de animales,
que se hará grano en el instante rudo
en el que dejará de ser simiente,
y es que no sabe que ha venido al mundo
solo a ser del moliente la sustancia
que será pan que salve del ayuno
con el sudor de frente, será logro.
¡La espiga solo sabe de su triunfo!
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

UNA MUJER ES GOLONDRINA

Una mujer es pájaro,
golondrina de porcelana
ligera, nerviosa, huidiza 
canta, gorjea feliz
y vuela… Al abierto mundo
bajo los árboles frescos,
realiza acrobacias sencillas
milenarias piruetas
y en el riachuelo del olvido bebe
mientras mira de reojo
al ínfimo movimiento, teme y pía,
teme y se equilibra a saltitos
en la misma piedra. Con la mansedumbre del hambre
roza espigas maduras, volandadas,
acicala sus bellas plumas, crepitan,
se disfraza de ganas y pensamientos,
busca nido, sostén, así espanta su culpa
de ave, da igual la casa y sus pilares,
puede ser un sombrero vuelto que remedie
su tristeza vagabunda, la soledad lejana. Ese viaje eterno es un rayo
que engendra su vientre
de algodones y nubes ciegas,
transparente burbuja,
manto que arropa los latidos,
torbellino que encierra a unos ojos
de otros ojos, aún limpios, que sueñan
en la desnuda agua que se desprende
como maraña de carne temblorosa,
un revuelo alto que acompaña a la fatiga. Allí, bajo la luna, en su tránsito
por los j…

TALEGA OLVIDADA

Encontré la vieja talega de mis tesoros
la abrí con nervios,
no recordaba qué guardé en ella,
me asustó un insecto que salió volando,
también allí,
mi collar de cuendas viejas y rotas,
unos rotuladores resecos,
un bote de mi colonia preferida disipada,
una moneda ya sin curso legal,
la carta amarillenta de un novio,
un "pintauñas" que fue rosa,
el esqueleto de una hoja enorme
unido a un capullo de seda vacío,
todos, vivos recuerdos que emergían
para morir.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

SONETO DE PECES QUE ADORMECEN A LAS SARDINAS

Entre algas. Sus aletas como manos asidas a esas inundadas rocas de un salado frío que, apenas tocas,  su oscuridad te absorbe y, en sus granos, crepita el plancton para los ufanos peces que emiten pompas con sus bocas, y las abren y cierran, todas locas, pues son oradores artesanos de discursos en bancos de sardinas -que nadan en el mar del feliz culto de esa tranquilidad social que mece a todo pez con raspa y con espinas- y creen lanzar versos y hacen bulto con fina poesía que adormece.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

POESÍA DE LA EXPERIENCIA

Un día me dio por escuchar a Luis García Montero, reconozco que no fue un buen día, pues nada aprendí, aunque sí tuve la convicción de que yo no soy una poeta de la experiencia, a pesar de que un buen amigo mío lo dice. Fue ese día en el que comprendí que no, que no soy para nada capaz de escribir como Luis García Montero, porque él escribe porque ha leído mucho y opina que la poesía tiene que estar escrita con la lengua de la gente y de las vivencias sociales, lo que viene a ser una meditación sobre fundamentos de la vida. Pues no, para mí hay algo más y no me importa que los que lean mi poesía no la entiendan, no la hago para eso, la hago para arrojar el peso muerto que llevo adentro... Afuera la lluvia y esa clase de invierno y en mis entrañas es aún peor ni cien capas de ropa calientan mi cuerpo muerto un depresivo frío natural de tormenta de ambiente agresivo y real lo peor, lo peor es coincidir con otras mujeres bellas y jóvenes de perfecta primavera.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E …

LA ALEGRÍA DE VIVIR

Ya sé que entender de un tema no es ni más ni menos que darse la molestia de leer lo escrito sobre ello y, en el caso de Matsuo Bashô no es distinto, podíamos estar hablando de este poeta japonés y de sus haikus, pero no me interesa, hace mucho que hice ese viaje, hace mucho que leí a muchos poetas aunque me gusta decir que no he leído a ninguno, que no conozco a nadie, que no sé nada de nada y así, solo los que no se han molestado en conocerme un poquito pueden pensar que es cierto, que nada me mueve o nada me importa y que malgasto mi tiempo. Lo que me interesa de este personaje, de Bashô, es la felicidad que pudo soportar en sus días, la alegría que pudo vivir, me intriga esto, es el alimento de mi espíritu nuevo, debería decir que nuevo es porque desde que estoy en modo poeta, principalmente, intento saborear la felicidad como si la absorbiera en una taza de té o de café o en una copa de vino, tinto, preferiblemente. No es una banalidad, pues en su periodo Edo tenía rivales poeta…

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …