Ir al contenido principal

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí


Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.

El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte su autor en el personaje principal de la novela, el inspector Alfredo Márquez que se encuentra con Enrique Rosas, un editor de novela negra, relacionados en un congreso sobre novela y ciencias criminalísticas, en el que ambos exploraron los límites en la sociedad moderna cuando se habla de ficción y se lleva a la realidad…”Así se fundamenta un juego de ambigüedades que caracteriza al colectivo inmoral y egoísta. Estructurada sobre lo que yo denomino la teoría del << mal necesario >>.”; y por la satisfacción inmejorable de ir colocando capítulo a capítulo de la novela las piezas del puzle, siendo cada una de ellas una subtrama de la trama principal que parte de una página de sucesos con varios casos de muertes sin aparente relación, seguida de una narración en primera persona para llegar a la  breve concreción de tres relatos. Todo ayuda a vislumbrar la pieza completa de Jaime que muestra diversos registros de escritura literaria capaz de ponerse, brillantemente, en la piel de los diversos personajes que viven y mueren en ella.

Cuenta “El mal necesario” con un hilo de Ariadna áspero y tejido en una servilleta rubricada con los tejemanejes de un frío asesino, envidioso de la escritura intensa y pasional de todo escritor de novela negra, tal como es el caso, intensa y pasional, del escritor Jaime Covarsí.

Y, a veces, y a pesar de que el buen tiempo anime al aumento de ofertas culturales, se produce una novedad que raya alegre al mercado cultural un jueves a las 8 de la tarde, pongamos por ejemplo, el próximo día 4 de mayo y un lugar, en la Librería Universitas en Badajoz, donde habrá una presentación de un fenómeno de novela negra y policíaca, del popular género de humor negro, El mal necesario de Jaime Covarsí y publicado por Tau Editores. No se la pierdan. 



MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

Entradas populares de este blog

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo (BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)
Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.
Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameovercuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Apren…

SONETO A LA SIERRA DE PELA

SIERRA DE PELA...
(A mi sobrino Fco Javier J M )
No hay en el mundo, para mí, una cumbre, ni un pico, ni montaña que me rija o conquiste con gana tan prolija como lo hace esta sierra con su herrumbre.
Desde mi lejanía la vislumbre y su llama de faro me dirija, que es imagen que a mí me regocija y siempre necesito que me alumbre.
Ella está en la raíz de mi penar, sobre el pueblo en el que una sementera aparqué mi faena de espigar y olvidé la alegría de mi era. ¡Quién sus peñas volviera a jalonar para bajar lozana su ladera!


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥