Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2017

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

QUE NO VOY A LLEGAR... (Fdo.: Fernando Fernán Gómez)

Llego de un tiempo a esta parte:  si es un concurso poético,  estoy ya fuera de plazo;  si se ayuda al joven verso,  sus años tengo pasados;  si son por emolumentos, mis versos andan tarados; si los compran por su peso, los míos andan livianos; si se llama a amigos versos, de mí ya se han olvidado; si de rosa van los versos, debo tenerlo azul claro; si de encargos hacen reos, los escribo liberados; si me los piden contentos, se fastidia el publicado. No me aflijo, no me quejo, que sigo con buen cuidado.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

¡QUÉ LÁSTIMA!

¡Qué lástima!, dices. Sí, qué lástima
de sangre invisible derramada en la efervescencia
que pone ideas al hastío del presente
de la poca vida de una colmena simple,
si solo basta abrir las alas y rozar las flores,
transportar su polen, el propio elaborado
y no este hurto de zánganos, su fealdad,
la colmena succiona la individual alegría,
el abrazo, el calor amigo, la paz interior
y deja un rastro de ojos vidriosos,
de alas despeñadas, rotas,
de valor consumido y protesta callada,
¡qué lástima!, dices, ¡qué lástima!
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥