Ir al contenido principal

Entradas

POEMAS DEL FRÍO, DE SANDRA SÁNCHEZ

Leyendo Poemas del frío de la poeta Sandra Sánchez, se queda atrapada la figuración de que en sus versos estuviese contenida la esencia de la otoñal y amarillenta Gijón. Como si su norte –Oviedo o Gijón- fuese una laguna congelada en las hojas color sepia otoñal de la plaquette que los contiene.
Es reconfortante dejarse atrapar por la lengua fría de su imaginario que evoca sentidos horizontes de estepa, que invoca la necesidad de tener una barca de azucenas llena y, cómo no, un paraguas. Porque un paraguas en el norte es necesario, muy necesario para la lluvia fría que cae arrastrando versos ateridos de sensualidad incesante. 
La poeta dice frío, lluvia, llanto, llanto que se desborda, llanto desbordado que se desliza en lágrimas de culpa. Ellas caen y se secan en el papel verjurado sepia otoñal delimitado en un único cuerpo, también de letra, y atrapa en su nada. Allí mismo se contiene la nada misma, un gusano devorador de la vida, solo que Sandra la escribe en sus versos con otro nom…
Entradas recientes

AMBITO CULTURAL EL CORTE INGLÉS

Ámbito Cultural de El Corte Inglés se hace eco de mis relatos... Gracias




P.D.: "Muy agradecida "
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

NECESIDAD DE EXISTIR EN EL OTRO

La necesidad de que alguien nos diga que existimos, con la articulación de una palabra -al menos-; o el diálogo presente en otros ojos -posados en los nuestros- bajo el brillo invocador del reconocimiento. O una mano y su tacto sensorial,
su aporte de éxtasis en la descarga; o el ansiado roce de unos labios -con su aliento- que nos sacie la necesidad de desvelarnos. MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LAS FLORES DE MI MADRE

Mi primer asombro artístico, infanta,
fue aquella amapola sencilla de campo
y cogí del aire asido su tallo
de frágil presencia, corona de seda,
la quise llevar a mi hermosa madre,
me precipité y corrí a su encuentro
como perseguida por el mal marchito
de haber cometido mi primer pecado
y bajo el anhelo de ganarme un beso...
Yo corrí alocada, feliz, jadeante,
¡sorprendida!, rara...tosimos lloronas
las desbaratadas flores de mi madre.


P.D.: " Los pétalos de las amapolas se usan para tratar la tos infantil" MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LA ACTIVIDAD OTOÑAL

A esta edad que nos cumple hay que echar culpas fuera para vivir los días sin que se nos caduquen en las manos. Eso pienso ahora que entró el Otoño, una estación que no puede ocultar su necesidad de ir marchitando todo, quizá muy a su pesar. Le tocó una o inicial en lugar de una erre seguida de una e, todo sería en su presencia bastante distinto.  Así que a esta edad en la que se me caducó una almohada larga y cumplida en dos retoños de noventa centímetros, no tengo otra posibilidad que la de romper o cortar por la mitad y coser a mano —el ruido de la máquina me rompería mi paz otoñal— los almohadones heredados conjuntamente con el hilo, aguja y tijeras, antes de que esta estación se me caduque en las manos o en los ojos.
P.D.: " Tengo una amiga a la que la entrada de su otoño ha dejado inmaculadas las paredes de una habitación de su casa en una sola mañana y con varias manos."
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥