Ir al contenido principal

POESÍA: AOVILLARSE TOCA

AOVILLARSE TOCA de Cari Jiménez


Quiero que me desmadejes

tirando del cabo, me lo muestras,
lo alargas con tu mano hacia mí
pues sale de mi y a mí vuelve,
hacia él va mi mano, lo sobrepasa,
no lo atrapa, se desvanece,
aparece y desaparece ante mi vista,
sigo enredada, presa, con prisa
mi corazón late, aferrada
a la idea de que soy rea,
presa ya en una vieja madeja.


Veo el cabo suelto, tirar de él,
lo apreso, imposible,
se me escurre entre mis dedos
como el agua del arroyo
y me apeno, me asfixia la madeja
doy una bocanada de aire y mis pulmones
son libres, pletóricos como velas
izadas, que en un segundo se marchita
su contenido, y toda la valentía insuflada
en mi pecho y en mis brazos no ha producido
ni el menor quebranto en la madeja
y giro, giro, como en una devanadera,
giro y giro, día a día, aovillada,
no hay forma de romper, no hay forma
de tejer, no hay más que un cabo suelto,
yo, que ni aguanto el teñido, ni el cardado
ni me quiebran, ni me tejen,
ni me quieren, ni me espanto,
soy madeja de un solo cabo, suelto,
cada vez más ajado por el intento
de librarme, de postrarme
de aferrarme, de soltarme…
Seguiré con el intento.




P.D.: "Que se pare el mundo... ¿Pero para qué?"

MariCari, la Jardinera fiel.


{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo (BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)
Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.
Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameovercuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Apren…

SONETO A LA SIERRA DE PELA

SIERRA DE PELA...
(A mi sobrino Fco Javier J M )
No hay en el mundo, para mí, una cumbre, ni un pico, ni montaña que me rija o conquiste con gana tan prolija como lo hace esta sierra con su herrumbre.
Desde mi lejanía la vislumbre y su llama de faro me dirija, que es imagen que a mí me regocija y siempre necesito que me alumbre.
Ella está en la raíz de mi penar, sobre el pueblo en el que una sementera aparqué mi faena de espigar y olvidé la alegría de mi era. ¡Quién sus peñas volviera a jalonar para bajar lozana su ladera!


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LA CIÉNAGA NEGRA

La ciénaga negra que todo lo cubre refleja una luna mellada sin brillo que juega a esconderse en funestos árboles donde el triste viento acalla, en sus hojas, los nombres de cuerpos que el tiempo cortó, y entre rosas rojas olvidados nadan en la negra ciénaga que todo lo cubre.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥