Ir al contenido principal

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez



UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo
(BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)

Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.

Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameover cuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Aprendiz con: “… algún respiro que devuelva/ a este cuerpo adocenado algo/ de aquel oxígeno que perdí/ en el desaliento.”; o en cuando versa: Eres Otoño/ y yo sólo una hoja/ que cae al verte”.

Con los segundos muerdos se pierde el temor a estropear la fruta y se come con ansia, se devora el verso de Sandra en este poemario en el que entrecomilla un quizás en su poema Seis letras como colocándole unas alas con las que recobrar esperanzas: “… que nadie piense que un “quizás” tuyo/ es poca cosa.”. Pero como toda manzana roja y jugosa nos tienta, así el verso de este poemario es una tentación y para muestra este Ángeles (recién) caídos: “… Ahora –en la copa de este árbol-/somos fruta fresca que (de) pende/ sólo de nosotros./ ¿Nos comemos?”.

Sandra guardó Una manzana en la nevera para tener a mano la oportunidad de estar, sin arrepentimientos, en el Paraíso o en su idea del Edén y nos invita a comer sin pensar en el pecado o en el castigo, pues trata de abrirnos el apetito a la poesía con un regusto melancólico, de un fuerte bouquet en Nictálope: “Aquella noche, mis pupilas/ alargaron sus brazos agarrándose/ a las tuyas./ Y ya no vi más allá.”. Y es momento de ver que hay que saborearla con pequeños mordisquitos, con glotonería, pues lo que procede en su verso es llegar hasta el mismo corazón con maestría, como lo hace Sandra nombrando a la nada material en un natural nihilismo como en Fósforos: “Agotado, al fin, el fuego/ sólo queda la ceniza. y en Alas rotas: “Esta agrietada corteza de desvencija/ en la certeza de prever/ que no dará vida en esta Vida,/ ni legará más muertos a la Muerte.” o en Qué pena da la muerte que comienza con los versos: “Qué pena da la muerte/que nos mata para nada.” y termina con “… pobre muerte/ que no sabe nada de la Vida.” o Bajo la lluvia cuando dice sentenciando al final del poema: “Pesa más la muerte/ que sus alas.” refiriéndose a una paloma mojada…

Siento que Sandra Sánchez en Una manzana en la nevera provoca la gran tentación y, no hay nadie que pueda resistirse, en cuanto abra la puerta que guarda una manzana con su tesoro, del muerdo en Rosas Muertas: “Es extraña y sugestiva/ la sensación que dejan/ en mis manos/ las rosas muertas./… /Y sin embargo,/ no deja de seducirme/ y me produce admiración/ esa cierta belleza aún presente,/ ese último aliento en cada espina…/ Ese rojo intenso/ que brota de la herida/ que aún provocan.”.

Y es que una manzana, que es ya solo corazón, no puede aguantar un treinta y dos de marzo en un recinto de conservación oscuro, sino que tiene que ver la luz, porque gracias a la poesía el corazón de la manzana late impaciente y desea salir de la nevera a vivir, a construir su Edén y a pensar en la laguna Estigia solo para componerle unos versos que la poeta le dedica en este su primer poemario.

¿Que si encontraremos una manzana en la nevera de Sandra Sánchez cuando la abramos? Nada más fácil de contestar, sí, encontraremos la tentación de su Poesía.

Badajoz, 20 de octubre de 2017.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Qué sorpresa Caridad! Me ha encantado tu reseña. Cuánta dedicación. Gracias sobre todo por el cariño que me llega de tus letras. Yo encantada de compartir contigo mi Poesía y espero que sigamos compartiéndola. Eso es ,de verdad, lo que tiene verdadero sentido para mí. Desde el corazón un GRACIAS enorme Caridad. Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña Cari, me gustaría publicarla en Leo y Comento, por qué tú no lo vas a hacer verdad? Espero me des permiso si no lo haces, pondré solo el enlace,
    Un abrazo a las dos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

JUANA EN TREINTA CARTAS Y UN TELEGRAMA

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

A BOB...

...por su infinita paciencia.
Me has despertado demasiado tarde,
escuché tu portazo y abrí los ojos
seguro que cabalgas ya en tu arcoíris,
he despertado o es que estoy ciega
porque veo la claridad de tu rastro,
instrucciones de viajes y modo de vida,
no sabré nunca a qué saben tus nubes
cuando entran a bocanadas en el cerebro
y sé que es duro saberlo, ¡siento dureza!

Puedo decirte que tu corona no desaloja dinero
y que tu manto de rey no es más que hierba pisada,
yo me cambiaría por ti, me cambiaría por ti
aunque me has despertado demasiado tarde
cuando ya las flores no crecen libres
y sí lo hace el miedo a ser hierba pisada,
hierba pisada...

Tras tu portazo, eres el bufón del que se sirve
la oscuridad, porque valemos más muertos que vivos
y me has despertado a la orfandad, sin remedio,
sin remedio.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

POEMAS DEL FRÍO, DE SANDRA SÁNCHEZ

Leyendo Poemas del frío de la poeta Sandra Sánchez, se queda atrapada la figuración de que en sus versos estuviese contenida la esencia de la otoñal y amarillenta Gijón. Como si su norte –Oviedo o Gijón- fuese una laguna congelada en las hojas color sepia otoñal de la plaquette que los contiene.
Es reconfortante dejarse atrapar por la lengua fría de su imaginario que evoca sentidos horizontes de estepa, que invoca la necesidad de tener una barca de azucenas llena y, cómo no, un paraguas. Porque un paraguas en el norte es necesario, muy necesario para la lluvia fría que cae arrastrando versos ateridos de sensualidad incesante. 
La poeta dice frío, lluvia, llanto, llanto que se desborda, llanto desbordado que se desliza en lágrimas de culpa. Ellas caen y se secan en el papel verjurado sepia otoñal delimitado en un único cuerpo, también de letra, y atrapa en su nada. Allí mismo se contiene la nada misma, un gusano devorador de la vida, solo que Sandra la escribe en sus versos con otro nom…