Ir al contenido principal

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez



UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo
(BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)

Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.

Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameover cuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Aprendiz con: “… algún respiro que devuelva/ a este cuerpo adocenado algo/ de aquel oxígeno que perdí/ en el desaliento.”; o en cuando versa: Eres Otoño/ y yo sólo una hoja/ que cae al verte”.

Con los segundos muerdos se pierde el temor a estropear la fruta y se come con ansia, se devora el verso de Sandra en este poemario en el que entrecomilla un quizás en su poema Seis letras como colocándole unas alas con las que recobrar esperanzas: “… que nadie piense que un “quizás” tuyo/ es poca cosa.”. Pero como toda manzana roja y jugosa nos tienta, así el verso de este poemario es una tentación y para muestra este Ángeles (recién) caídos: “… Ahora –en la copa de este árbol-/somos fruta fresca que (de) pende/ sólo de nosotros./ ¿Nos comemos?”.

Sandra guardó Una manzana en la nevera para tener a mano la oportunidad de estar, sin arrepentimientos, en el Paraíso o en su idea del Edén y nos invita a comer sin pensar en el pecado o en el castigo, pues trata de abrirnos el apetito a la poesía con un regusto melancólico, de un fuerte bouquet en Nictálope: “Aquella noche, mis pupilas/ alargaron sus brazos agarrándose/ a las tuyas./ Y ya no vi más allá.”. Y es momento de ver que hay que saborearla con pequeños mordisquitos, con glotonería, pues lo que procede en su verso es llegar hasta el mismo corazón con maestría, como lo hace Sandra nombrando a la nada material en un natural nihilismo como en Fósforos: “Agotado, al fin, el fuego/ sólo queda la ceniza. y en Alas rotas: “Esta agrietada corteza de desvencija/ en la certeza de prever/ que no dará vida en esta Vida,/ ni legará más muertos a la Muerte.” o en Qué pena da la muerte que comienza con los versos: “Qué pena da la muerte/que nos mata para nada.” y termina con “… pobre muerte/ que no sabe nada de la Vida.” o Bajo la lluvia cuando dice sentenciando al final del poema: “Pesa más la muerte/ que sus alas.” refiriéndose a una paloma mojada…

Siento que Sandra Sánchez en Una manzana en la nevera provoca la gran tentación y, no hay nadie que pueda resistirse, en cuanto abra la puerta que guarda una manzana con su tesoro, del muerdo en Rosas Muertas: “Es extraña y sugestiva/ la sensación que dejan/ en mis manos/ las rosas muertas./… /Y sin embargo,/ no deja de seducirme/ y me produce admiración/ esa cierta belleza aún presente,/ ese último aliento en cada espina…/ Ese rojo intenso/ que brota de la herida/ que aún provocan.”.

Y es que una manzana, que es ya solo corazón, no puede aguantar un treinta y dos de marzo en un recinto de conservación oscuro, sino que tiene que ver la luz, porque gracias a la poesía el corazón de la manzana late impaciente y desea salir de la nevera a vivir, a construir su Edén y a pensar en la laguna Estigia solo para componerle unos versos que la poeta le dedica en este su primer poemario.

¿Que si encontraremos una manzana en la nevera de Sandra Sánchez cuando la abramos? Nada más fácil de contestar, sí, encontraremos la tentación de su Poesía.

Badajoz, 20 de octubre de 2017.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Qué sorpresa Caridad! Me ha encantado tu reseña. Cuánta dedicación. Gracias sobre todo por el cariño que me llega de tus letras. Yo encantada de compartir contigo mi Poesía y espero que sigamos compartiéndola. Eso es ,de verdad, lo que tiene verdadero sentido para mí. Desde el corazón un GRACIAS enorme Caridad. Besos!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buena reseña Cari, me gustaría publicarla en Leo y Comento, por qué tú no lo vas a hacer verdad? Espero me des permiso si no lo haces, pondré solo el enlace,
    Un abrazo a las dos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

EL ROMANTICISMO EN OCHO VERSOS

Se intuyen montañas en el movimiento de caderas cuando me das el paisaje sombrío de tu espalda y te pierdes en la bruma de sus cumbres, la emoción embarga mi objetivo entre nubes que descargan su elemento misterioso arrastrando mis fantasmas, y entonces me alejo de la realidad y dialogo con mi mundo mientras los objetos se hacen pequeños porque muerdo tu nombre y pierdo todo apetito.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LAS TAUROS "SEMOS ASINA"

Al abrir mis ojos al mundo, cual rosa
en un mes de mayo, ¡me gustan sus flores!,
el cantar de pájaros me pone animosa
porque brilla el sol, ¡qué bien, sus calores!

Al abrir mis labios al mundo, jocosa,
enseño mis dientes que son los autores
de muerdos en fruta, jugosa y golosa,
que crío en el huerto ¡con muchos sudores!

Al abrir mis manos al mundo del tacto,
del mal y del bien tauro es el honor,
el libre albedrío, la amistad sincera.

Al abrirse el mundo de mi lado abstracto,
dan las injusticias este pundonor
para corregirlas como una guerrera.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

...A MERCED DE SU VIENTO.

Ella se marchó un día de muchísimo viento por el camino de baldosas amarillas. Ya va para un año. Acompañada del perrito faldero, del león que siempre temblaba hiciera frío o calor y del que rodaba continuamente por el suelo con su vana existencia de paja. Voló por los aires con sus trenzas de niña y le dejó vacío, hueco. 
Él se dedicó a transportar líquidos de unas granjas a otras; aquí la leche de las vacas; allí el agua fresca del pozo; más allá el aceite o gasóleo. Era un simple contenedor de líquidos hasta que se oxidó y fue transformado en un molinillo acelerado del pozo de agua, salivando su boca un mar podrido de soledad entre sus mellados dientes metálicos.
Se acerca un tornado y, sin lograr localizar el punto exacto donde siente la punzada o la herida del amor, comprende que éste no está en el corazón sino que late en la idea del regreso de la niña de zapatos rojos.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥