Ir al contenido principal

YA NO ESTAREMOS AQUÍ, Club de lectura Viva (CELARD)




Y yo imagino niños que persiguen estrellas, de Cari Jiménez.

Las historias que se cuentan en Ya no estaremos aquí son todas, normalmente, nudos obsesivos de sus protagonistas, en cuyas vidas, al menos en los relatos iniciales, cohabita algún animal —perro-cabra-pato— y la inclemencia del tiempo que les toque aguantar, bien decantándose el autor, Matías Candeira, por la lluvia o por el agua líquida que no purifica, aunque congela los sentimientos.

Historias que también dan paso a los bosques y a su negrura alcanzando a la vista y sin dejar de ver más allá; o desde el punto de vista de ver más acá, no deja ver en el interior de los personajes encerrados en estas páginas, anudados en las palabras y que quieren convencernos de que solo con una escopeta, golpeando en la espalda o en el pecho, pueden darles la realidad en la vida misma.

Es posible que con su buena escribanía y especial modo de contarnos lo que acontece, no echemos en falta el inicio y desenlace de estas historias que enganchan desde la primera línea (lean y ya me lo dirán) puesto que no se sabe cuál será el siguiente giro que las hará aún más absorbentes, atrayentes.

Matías se desvincula del resultado, del punto final que debe tener toda historia, y nos siguiere solo su cierre, un cierre que no es fin sino abierta sugerencia a que, en determinadas circunstancias, puede suceder cualquier cosa en cualquier lugar y además, parecernos creíble.


CLV. Badajoz junio de 2017

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

Entradas populares de este blog

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo (BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)
Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.
Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameovercuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Apren…

SONETO A LA SIERRA DE PELA

SIERRA DE PELA...
(A mi sobrino Fco Javier J M )
No hay en el mundo, para mí, una cumbre, ni un pico, ni montaña que me rija o conquiste con gana tan prolija como lo hace esta sierra con su herrumbre.
Desde mi lejanía la vislumbre y su llama de faro me dirija, que es imagen que a mí me regocija y siempre necesito que me alumbre.
Ella está en la raíz de mi penar, sobre el pueblo en el que una sementera aparqué mi faena de espigar y olvidé la alegría de mi era. ¡Quién sus peñas volviera a jalonar para bajar lozana su ladera!


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LA CIÉNAGA NEGRA

La ciénaga negra que todo lo cubre refleja una luna mellada sin brillo que juega a esconderse en funestos árboles donde el triste viento acalla, en sus hojas, los nombres de cuerpos que el tiempo cortó, y entre rosas rojas olvidados nadan en la negra ciénaga que todo lo cubre.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥