Ir al contenido principal

POESÍA: UN PUENTE; TÚ, PUENTE; SÉ MI PUENTE.



Tiéndeme un puente, por favor, sé mi puente,
para surcarte, cogido a tu mano,
sin importarme que sean aguas bravas,
aguas tristes o negras aguas,
pues contigo, de la mano, serán cristalinas y bellas.
Sin fuerzas, no puedo nadar fuera de esa corriente,
y no he aprendido cómo se llama el río, no quiero verlo
ni quiero saber cuál es la orilla sur,
un puente, eres tú, mi puente a la luna.

Miraremos su final, juntos, a la otra orilla
mientras vamos dando paso tras paso
intento llevar la cabeza en alto y sonriente
¡No me llores tú!, pues tiemblo…
tiemblo ante el agua traicionera acá abajo,
agua turbia en mis adentros,
si no… dame el beso de la muerte,
pero no tengo monedas en mi talega
solo una barca rota con azucenas muertas.

Cruzar el puente que me ayude a abandonar
las dilataciones de pupila sin sol
los reductos de lo que nunca falta y perturba a la vida,
ya no me sirve una bañera con agua caliente,
ni que me dibujen un mundo pacífico,
solo cruzar tu puente contigo…
escapar, remar, cambiar a la otra orilla
en la zona de cambio está el paso,
dirán que es un suicidio
más la condena era vivir en tu otra orilla.


P.D.: "¡En septiembre también hay plantas y árboles que florecen!"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. la palabra puente no tiene más que connotaciones positivas. se emplea como metáfora de llegar a lugares a los que queremos ir, o de unir a las personas...
    precioso poema una vez más, mari cari. besos!

    ResponderEliminar
  2. Que necesarios son los puentes y pensar que es lo primero que se cargan en las guerras para aislar a la población....
    Menos mal que siempre nos quedara el punte de la imaginación jardinera(^.-)
    Besos de colores

    ResponderEliminar
  3. No puedo comentar nada, sólo estoy llorando solo (hoy no firmo, sabes quién soy, pon tú mi nombre).

    ResponderEliminar
  4. A lo largo de la vida cruzamos muchos puentes, todos distintos y a veces de la mano de alguien que nos quiere y acoge y las más veces solo. Y encontrar a alguien que haga de puente eso solo ocurre en los cuentos. Tu poema invita a la reflexión sin duda.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Ya lo decia Manolo Tena...
    "Si tu eres la flor yo soy el agua
    Si yo soy el viento tu eres la calma
    Y tu boca y mi boca a ciegas se aman
    Con esa locura de noches para amantes
    Cuando no nos ve nadie, cuando no nos ve nadie

    Tu boca y mi sed estan enamorados ya lo se
    Y se buscan en lo oscuro sin querer
    son castillos en el aire desde ayer
    Tu boca y mi sed en un lugar lejano que yo se
    estan enamorados sin querer
    Tu boca y mi sed..."

    pd:
    Siempre una flor tendra su lugar y el tiempo para hacernos disfrutar...

    ResponderEliminar
  6. Uy me enamore de tu poema y hasta de posdata cuando andas inspirada mi Mari eres un tigresa. Te mando un abrazo y te me cuidas mucho

    ResponderEliminar
  7. Os doy las gracias a todos por vuestras palabras y atención... ¡me tenéis tan mimada! Bss

    ResponderEliminar
  8. Pedazo de entrada, jardinera; no lo digo solo por el poema, que es hermoso y me ha dejado muy conmovida, sino por todo, por la imagen perfecta que has escogido, por esa posdata fabulosa, por cada detalle.

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  9. Miraremos su final, juntos....
    te quedo bonito.
    Saludos
    David

    ResponderEliminar
  10. Pues por acá, mi querida jardinera, es septiembre el mes en que más brotan.
    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo (BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)
Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.
Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameovercuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Apren…

...A MERCED DE SU VIENTO.

Ella se marchó un día de muchísimo viento por el camino de baldosas amarillas. Ya va para un año. Acompañada del perrito faldero, del león que siempre temblaba hiciera frío o calor y del que rodaba continuamente por el suelo con su vana existencia de paja. Voló por los aires con sus trenzas de niña y le dejó vacío, hueco. 
Él se dedicó a transportar líquidos de unas granjas a otras; aquí la leche de las vacas; allí el agua fresca del pozo; más allá el aceite o gasóleo. Era un simple contenedor de líquidos hasta que se oxidó y fue transformado en un molinillo acelerado del pozo de agua, salivando su boca un mar podrido de soledad entre sus mellados dientes metálicos.
Se acerca un tornado y, sin lograr localizar el punto exacto donde siente la punzada o la herida del amor, comprende que éste no está en el corazón sino que late en la idea del regreso de la niña de zapatos rojos.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥