Ir al contenido principal

GERHARD RICHTER, NO HAY UNA VERDAD ABSOLUTA EN EL ARTE

Es posible, Gerhard, pero tu cuadro alimentaría a muchas verdades...


... poéticamente...




Te me borras del recuerdo como de la cartulina
no debí llorar sobre la acuarela sin tener un papel secante a mano,
intenté arreglarlo soplando y tosiendo sobre ella
y ya ves, te regalé el alquitrán de mis pulmones,
se quedaron tan limpios como mi dedo anular,
no he vuelto a sentir necesidad de fumar.



Fuimos pareja, tan complacientes y cotidianas
incluso en los días de fiestas con nuestros mejores trajes
fuimos, fuimos,
apenas queda un mechón de tu pelo y la pasta blanca en mis lentes.



El lago frío gira con suavidad
el azul del cielo se confunde
la nostalgia hace columnas y paredes frías
y de vez en cuando… sobrevuelan alas
de pájaros y peces, y se resquebraja el manto
que solo el tiempo remendará,
aún así, habrá primavera, otra vez.



Todo es rojo, tus ojos son rojos,
los míos están enrojecidos de pestañear
bajo el amarillo del sol que todo lo mancha
—porque todo lo puede—
incluso al mar,
al que calienta poniéndole verde de envidia y negro de ira,
tus ojos rojos me llevan a un lugar rosa
con tal delicadeza que exploto en mil pedazos.



Bombardeo
Aquí estamos, sentados, enfrente del universo
la aurora boreal nos imita y se contornea
se convierte en horizonte y un cabello quiebra el hielo de la simpleza multicolor
surgen montañas y un alud de nieve amenaza con arrasar la vista,
lo hará, sé que será una sepultura final.



Sueño con el bosque estilizado
con una arboleda de metal arañado por el filo del viento
la corteza silba a ráfagas anudadas por estrías muertas
palo, palo, palo, mucha leña.


Papel higiénico blanco, no queda, no queda,
celulosa blanca sobre piel negra
distorsiona, abstrae las figuras albinas, blanquecinas, fantasmas.


La plaza del Duomo de Milán, cuadro de 1968, vendida en 37.1 millones de dólares

No me reconozco, sé que soy yo,
soy verde, blanca y rosa,
sé que soy yo aún,
sigo en el mismo lugar, esperando,
sigo aquí porque es mi sitio,
soy verde, blanca y rosa.


P.D.: "Él sigue vivo, su arte... no conoce la verdad absoluta, lástima!"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Vaya un recorrido que nos has hecho por la pintura de GERHARD RICHTER, vaya unos versos que le has regalado y me pregunto se lo merecen ? o son tu versos los que los elevan y los ponen donde dicen que están...

    Te he dicho hoy que te admiro??? Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo (BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)
Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.
Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameovercuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Apren…

SONETO A LA SIERRA DE PELA

SIERRA DE PELA...
(A mi sobrino Fco Javier J M )
No hay en el mundo, para mí, una cumbre, ni un pico, ni montaña que me rija o conquiste con gana tan prolija como lo hace esta sierra con su herrumbre.
Desde mi lejanía la vislumbre y su llama de faro me dirija, que es imagen que a mí me regocija y siempre necesito que me alumbre.
Ella está en la raíz de mi penar, sobre el pueblo en el que una sementera aparqué mi faena de espigar y olvidé la alegría de mi era. ¡Quién sus peñas volviera a jalonar para bajar lozana su ladera!


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LA CIÉNAGA NEGRA

La ciénaga negra que todo lo cubre refleja una luna mellada sin brillo que juega a esconderse en funestos árboles donde el triste viento acalla, en sus hojas, los nombres de cuerpos que el tiempo cortó, y entre rosas rojas olvidados nadan en la negra ciénaga que todo lo cubre.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥