Ir al contenido principal

MI CABRA “MONTE-SINA-Í”


De noche me fui al monte del desierto
y mis ojos veían el suelo resquebrajado bajo mis pies,
vino ese ser montesco y trazó su raya
que no debía traspasar, y lo hice, y vi lo obvio de lo invisible,
las cosas que no estaban o no eran,
y pronto vino la serpiente de siete cabezas con su veneno
a inyectarme de niñez y escalofríos,
luego llegó el buitre volando,
sin que él supiera qué es el viento que le mece,
a picotear mi sacrificio que vuelve a crecer
cuando llega el día con su claridad
y es cuando me asusto de mi propio espíritu.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

JUANA EN TREINTA CARTAS Y UN TELEGRAMA

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

A BOB...

...por su infinita paciencia.
Me has despertado demasiado tarde,
escuché tu portazo y abrí los ojos
seguro que cabalgas ya en tu arcoíris,
he despertado o es que estoy ciega
porque veo la claridad de tu rastro,
instrucciones de viajes y modo de vida,
no sabré nunca a qué saben tus nubes
cuando entran a bocanadas en el cerebro
y sé que es duro saberlo, ¡siento dureza!

Puedo decirte que tu corona no desaloja dinero
y que tu manto de rey no es más que hierba pisada,
yo me cambiaría por ti, me cambiaría por ti
aunque me has despertado demasiado tarde
cuando ya las flores no crecen libres
y sí lo hace el miedo a ser hierba pisada,
hierba pisada...

Tras tu portazo, eres el bufón del que se sirve
la oscuridad, porque valemos más muertos que vivos
y me has despertado a la orfandad, sin remedio,
sin remedio.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

POEMAS DEL FRÍO, DE SANDRA SÁNCHEZ

Leyendo Poemas del frío de la poeta Sandra Sánchez, se queda atrapada la figuración de que en sus versos estuviese contenida la esencia de la otoñal y amarillenta Gijón. Como si su norte –Oviedo o Gijón- fuese una laguna congelada en las hojas color sepia otoñal de la plaquette que los contiene.
Es reconfortante dejarse atrapar por la lengua fría de su imaginario que evoca sentidos horizontes de estepa, que invoca la necesidad de tener una barca de azucenas llena y, cómo no, un paraguas. Porque un paraguas en el norte es necesario, muy necesario para la lluvia fría que cae arrastrando versos ateridos de sensualidad incesante. 
La poeta dice frío, lluvia, llanto, llanto que se desborda, llanto desbordado que se desliza en lágrimas de culpa. Ellas caen y se secan en el papel verjurado sepia otoñal delimitado en un único cuerpo, también de letra, y atrapa en su nada. Allí mismo se contiene la nada misma, un gusano devorador de la vida, solo que Sandra la escribe en sus versos con otro nom…