Ir al contenido principal

MI VECINA TIENE UN ALTAR


Mi vecina es una mujer moderna. 
Viste ropas claras en unos cómodos y tranquilos marrones y grises salpicados de vez en cuando por un sutil pañuelo rosa o azul época. Toda su vestimenta refleja la suavidad de su carácter y una necesidad vital de pasar desapercibida. 

Mi vecina tiene un habla muy dulce y unos dientes muy bonitos. 
Ya hace muchos años que, cuando toco su timbre, me hace pasar diciendo mi nombre completo chirriando en mi interior, y quiere que entre en su salón para mostrarme la pieza más cuidada en toda casa que se precie. Casi siempre me quedo de pie en el rellano, girada hacia la puerta de salida. 

Ayer fui a verla, estuve a punto de pasar al salón. No cedí y me quedé en el rellano mirando su cierre de puerta tras de mí. Nos dimos dos besos, comenzamos la conversación y en menos de dos palabras ya me había enseñado sus dientes. Es muy amable mi vecina. 
Durante la charla una sombra desde atrás sorprendió a mi rabillo izquierdo. La curiosidad hizo que girara la cabeza apenas un segundo y allí estaba, sobre el taquillón del pasillo, su altar. Ella se dio cuenta, sonrió y dijo que eran cositas sin importancia. 

He observado que casi todas las mujeres tenemos uno, un altar en el que depositamos nuestros anhelos y esperanzas, y depende del lugar en el que lo coloquemos así será más o menos íntimo. 
Aquel es su altar, una composición de tonos verdes y negros bajo tenues luces de suave color marfil de sendas lamparitas, y reminiscencias a lejanas islas afrodisíacas. En ese momento, fui consciente de que en los cabellos de su dulce dueña se prendía una invisible corona de flores hawaiana, y quise tomar su mano, apretar muy fuertemente mis ojos y cumplir su deseo.


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Me ha encantado, y espero más.

    Habrá alguna cartas para tu abuela ? o un relato sobre tu madre ? ya sabes que me encantaría leerlos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

EL ROMANTICISMO EN OCHO VERSOS

Se intuyen montañas en el movimiento de caderas cuando me das el paisaje sombrío de tu espalda y te pierdes en la bruma de sus cumbres, la emoción embarga mi objetivo entre nubes que descargan su elemento misterioso arrastrando mis fantasmas, y entonces me alejo de la realidad y dialogo con mi mundo mientras los objetos se hacen pequeños porque muerdo tu nombre y pierdo todo apetito.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LAS TAUROS "SEMOS ASINA"

Al abrir mis ojos al mundo, cual rosa
en un mes de mayo, ¡me gustan sus flores!,
el cantar de pájaros me pone animosa
porque brilla el sol, ¡qué bien, sus calores!

Al abrir mis labios al mundo, jocosa,
enseño mis dientes que son los autores
de muerdos en fruta, jugosa y golosa,
que crío en el huerto ¡con muchos sudores!

Al abrir mis manos al mundo del tacto,
del mal y del bien tauro es el honor,
el libre albedrío, la amistad sincera.

Al abrirse el mundo de mi lado abstracto,
dan las injusticias este pundonor
para corregirlas como una guerrera.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

...A MERCED DE SU VIENTO.

Ella se marchó un día de muchísimo viento por el camino de baldosas amarillas. Ya va para un año. Acompañada del perrito faldero, del león que siempre temblaba hiciera frío o calor y del que rodaba continuamente por el suelo con su vana existencia de paja. Voló por los aires con sus trenzas de niña y le dejó vacío, hueco. 
Él se dedicó a transportar líquidos de unas granjas a otras; aquí la leche de las vacas; allí el agua fresca del pozo; más allá el aceite o gasóleo. Era un simple contenedor de líquidos hasta que se oxidó y fue transformado en un molinillo acelerado del pozo de agua, salivando su boca un mar podrido de soledad entre sus mellados dientes metálicos.
Se acerca un tornado y, sin lograr localizar el punto exacto donde siente la punzada o la herida del amor, comprende que éste no está en el corazón sino que late en la idea del regreso de la niña de zapatos rojos.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥