Ir al contenido principal

MI VECINA TIENE UN ALTAR


Mi vecina es una mujer moderna. 
Viste ropas claras en unos cómodos y tranquilos marrones y grises salpicados de vez en cuando por un sutil pañuelo rosa o azul época. Toda su vestimenta refleja la suavidad de su carácter y una necesidad vital de pasar desapercibida. 

Mi vecina tiene un habla muy dulce y unos dientes muy bonitos. 
Ya hace muchos años que, cuando toco su timbre, me hace pasar diciendo mi nombre completo chirriando en mi interior, y quiere que entre en su salón para mostrarme la pieza más cuidada en toda casa que se precie. Casi siempre me quedo de pie en el rellano, girada hacia la puerta de salida. 

Ayer fui a verla, estuve a punto de pasar al salón. No cedí y me quedé en el rellano mirando su cierre de puerta tras de mí. Nos dimos dos besos, comenzamos la conversación y en menos de dos palabras ya me había enseñado sus dientes. Es muy amable mi vecina. 
Durante la charla una sombra desde atrás sorprendió a mi rabillo izquierdo. La curiosidad hizo que girara la cabeza apenas un segundo y allí estaba, sobre el taquillón del pasillo, su altar. Ella se dio cuenta, sonrió y dijo que eran cositas sin importancia. 

He observado que casi todas las mujeres tenemos uno, un altar en el que depositamos nuestros anhelos y esperanzas, y depende del lugar en el que lo coloquemos así será más o menos íntimo. 
Aquel es su altar, una composición de tonos verdes y negros bajo tenues luces de suave color marfil de sendas lamparitas, y reminiscencias a lejanas islas afrodisíacas. En ese momento, fui consciente de que en los cabellos de su dulce dueña se prendía una invisible corona de flores hawaiana, y quise tomar su mano, apretar muy fuertemente mis ojos y cumplir su deseo.


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Me ha encantado, y espero más.

    Habrá alguna cartas para tu abuela ? o un relato sobre tu madre ? ya sabes que me encantaría leerlos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo (BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)
Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.
Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameovercuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Apren…

TODOS LLEVAMOS UN POETA ELIOT (algunas, de lo adentro que está, aún no lo hemos encontrado)

Todos llevamos un poeta Eliot dentro y eso nos ennoblece, aunque sea porque él recibió el Nobel. 
Hace días que preparo mi coloquio del próximo viernes en el Club de lectura de Valdelacalzada de la Biblioteca Pública, estoy nerviosa para qué engañarnos. 
Pensando en el enfoque de Nihilismo en primera persona  —Antología de un desencuentro— (que es mi primer poemario de diciembre de 2015, con 50 poemas compuestos a lo largo de varios años y cuyo hilo conductor, aunque yo me empeñe en que sea la Nada o la Muerte parece que todos los que lo han leído dicen que es la Vida) andaba intentando quitarme a Nietszhe de la cabeza y me topé con Eliot.
Leí algunos poemas traducidos de Eliot hace bastante tiempo y me gustó  muchísimo el estilo del yanqui edulcorado a inglés, muchísimo repito, y creo que podríamos haber sido amigos si se hubiese hecho español de Gibraltar, por ejemplo, pero lo que me llama la atención en estos días en los que le he vuelto a releer es encontrármelo reseñado por un g…

LA CIÉNAGA NEGRA

La ciénaga negra que todo lo cubre refleja una luna mellada sin brillo que juega a esconderse en funestos árboles donde el triste viento acalla, en sus hojas, los nombres de cuerpos que el tiempo cortó, y entre rosas rojas olvidados nadan en la negra ciénaga que todo lo cubre.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥