Ir al contenido principal

A BOB...

...por su infinita paciencia.
parte de la obra de Sorolla

Me has despertado demasiado tarde,
escuché tu portazo y abrí los ojos
seguro que cabalgas ya en tu arcoíris,
he despertado o es que estoy ciega
porque veo la claridad de tu rastro,
instrucciones de viajes y modo de vida,
no sabré nunca a qué saben tus nubes
cuando entran a bocanadas en el cerebro
y sé que es duro saberlo, ¡siento dureza!

Puedo decirte que tu corona no desaloja dinero
y que tu manto de rey no es más que hierba pisada,
yo me cambiaría por ti, me cambiaría por ti
aunque me has despertado demasiado tarde
cuando ya las flores no crecen libres
y sí lo hace el miedo a ser hierba pisada,
hierba pisada...

Tras tu portazo, eres el bufón del que se sirve
la oscuridad, porque valemos más muertos que vivos
y me has despertado a la orfandad, sin remedio,
sin remedio.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

Entradas populares de este blog

LAS TAUROS "SEMOS ASINA"

Al abrir mis ojos al mundo, cual rosa
en un mes de mayo, ¡me gustan sus flores!,
el cantar de pájaros me pone animosa
porque brilla el sol, ¡qué bien, sus calores!

Al abrir mis labios al mundo, jocosa,
enseño mis dientes que son los autores
de muerdos en fruta, jugosa y golosa,
que crío en el huerto ¡con muchos sudores!

Al abrir mis manos al mundo del tacto,
del mal y del bien tauro es el honor,
el libre albedrío, la amistad sincera.

Al abrirse el mundo de mi lado abstracto,
dan las injusticias este pundonor
para corregirlas como una guerrera.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

JUANA EN TREINTA CARTAS Y UN TELEGRAMA

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

...A MERCED DE SU VIENTO.

Ella se marchó un día de muchísimo viento por el camino de baldosas amarillas. Ya va para un año. Acompañada del perrito faldero, del león que siempre temblaba hiciera frío o calor y del que rodaba continuamente por el suelo con su vana existencia de paja. Voló por los aires con sus trenzas de niña y le dejó vacío, hueco. 
Él se dedicó a transportar líquidos de unas granjas a otras; aquí la leche de las vacas; allí el agua fresca del pozo; más allá el aceite o gasóleo. Era un simple contenedor de líquidos hasta que se oxidó y fue transformado en un molinillo acelerado del pozo de agua, salivando su boca un mar podrido de soledad entre sus mellados dientes metálicos.
Se acerca un tornado y, sin lograr localizar el punto exacto donde siente la punzada o la herida del amor, comprende que éste no está en el corazón sino que late en la idea del regreso de la niña de zapatos rojos.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥