Ir al contenido principal

GERHARD RICHTER, NO HAY UNA VERDAD ABSOLUTA EN EL ARTE

Es posible, Gerhard, pero tu cuadro alimentaría a muchas verdades...


... poéticamente...




Te me borras del recuerdo como de la cartulina
no debí llorar sobre la acuarela sin tener un papel secante a mano,
intenté arreglarlo soplando y tosiendo sobre ella
y ya ves, te regalé el alquitrán de mis pulmones,
se quedaron tan limpios como mi dedo anular,
no he vuelto a sentir necesidad de fumar.



Fuimos pareja, tan complacientes y cotidianas
incluso en los días de fiestas con nuestros mejores trajes
fuimos, fuimos,
apenas queda un mechón de tu pelo y la pasta blanca en mis lentes.



El lago frío gira con suavidad
el azul del cielo se confunde
la nostalgia hace columnas y paredes frías
y de vez en cuando… sobrevuelan alas
de pájaros y peces, y se resquebraja el manto
que solo el tiempo remendará,
aún así, habrá primavera, otra vez.



Todo es rojo, tus ojos son rojos,
los míos están enrojecidos de pestañear
bajo el amarillo del sol que todo lo mancha
—porque todo lo puede—
incluso al mar,
al que calienta poniéndole verde de envidia y negro de ira,
tus ojos rojos me llevan a un lugar rosa
con tal delicadeza que exploto en mil pedazos.



Bombardeo
Aquí estamos, sentados, enfrente del universo
la aurora boreal nos imita y se contornea
se convierte en horizonte y un cabello quiebra el hielo de la simpleza multicolor
surgen montañas y un alud de nieve amenaza con arrasar la vista,
lo hará, sé que será una sepultura final.



Sueño con el bosque estilizado
con una arboleda de metal arañado por el filo del viento
la corteza silba a ráfagas anudadas por estrías muertas
palo, palo, palo, mucha leña.


Papel higiénico blanco, no queda, no queda,
celulosa blanca sobre piel negra
distorsiona, abstrae las figuras albinas, blanquecinas, fantasmas.


La plaza del Duomo de Milán, cuadro de 1968, vendida en 37.1 millones de dólares

No me reconozco, sé que soy yo,
soy verde, blanca y rosa,
sé que soy yo aún,
sigo en el mismo lugar, esperando,
sigo aquí porque es mi sitio,
soy verde, blanca y rosa.


P.D.: "Él sigue vivo, su arte... no conoce la verdad absoluta, lástima!"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Vaya un recorrido que nos has hecho por la pintura de GERHARD RICHTER, vaya unos versos que le has regalado y me pregunto se lo merecen ? o son tu versos los que los elevan y los ponen donde dicen que están...

    Te he dicho hoy que te admiro??? Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

...A MERCED DE SU VIENTO.

Que duele, que duele dice, el corazón en un desgarro, un mal latido, una obstrucción, la falta de bombeo y muere, recupera su forma, su valor de músculo, la atrofia de la vida y de su amor.
Y se marchó por el camino de baldosas amarillas —ya va para un año—, se llevó toda mi vida, al perrito faldero, al león que siempre temblaba hiciera frío o calor, y al que rodaba continuamente por el suelo como un jaramago por falta de fuerzas, con su vana existencia.
Ella se fue con sus trenzas de niña y me dejó vacío, hueco. Me dediqué a transportar en mi interior, líquidos y algún sólido, de unas granjas a otras, aquí ordeñaba las vacas; allí ayudaba a la granjera con el agua fresca del pozo; más allá había que llevar aceite para los motores o gasóleo para poder poner en funcionamiento a los tractores; abono para que las plantas crecieran fuertes o granos de maíz para las gallinas y sus pollitos.
Conversaba poco con las gentes del lugar, no se puede coger cariño a los desconocidos, ni a mi amiga l…

JORNADAS DE LA DEHESA Y LA LITERATURA

En Santa Marta de Magasca (Cáceres-Extremadura).


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥