Ir al contenido principal

GERHARD RICHTER, NO HAY UNA VERDAD ABSOLUTA EN EL ARTE

Es posible, Gerhard, pero tu cuadro alimentaría a muchas verdades...


... poéticamente...




Te me borras del recuerdo como de la cartulina
no debí llorar sobre la acuarela sin tener un papel secante a mano,
intenté arreglarlo soplando y tosiendo sobre ella
y ya ves, te regalé el alquitrán de mis pulmones,
se quedaron tan limpios como mi dedo anular,
no he vuelto a sentir necesidad de fumar.



Fuimos pareja, tan complacientes y cotidianas
incluso en los días de fiestas con nuestros mejores trajes
fuimos, fuimos,
apenas queda un mechón de tu pelo y la pasta blanca en mis lentes.



El lago frío gira con suavidad
el azul del cielo se confunde
la nostalgia hace columnas y paredes frías
y de vez en cuando… sobrevuelan alas
de pájaros y peces, y se resquebraja el manto
que solo el tiempo remendará,
aún así, habrá primavera, otra vez.



Todo es rojo, tus ojos son rojos,
los míos están enrojecidos de pestañear
bajo el amarillo del sol que todo lo mancha
—porque todo lo puede—
incluso al mar,
al que calienta poniéndole verde de envidia y negro de ira,
tus ojos rojos me llevan a un lugar rosa
con tal delicadeza que exploto en mil pedazos.



Bombardeo
Aquí estamos, sentados, enfrente del universo
la aurora boreal nos imita y se contornea
se convierte en horizonte y un cabello quiebra el hielo de la simpleza multicolor
surgen montañas y un alud de nieve amenaza con arrasar la vista,
lo hará, sé que será una sepultura final.



Sueño con el bosque estilizado
con una arboleda de metal arañado por el filo del viento
la corteza silba a ráfagas anudadas por estrías muertas
palo, palo, palo, mucha leña.


Papel higiénico blanco, no queda, no queda,
celulosa blanca sobre piel negra
distorsiona, abstrae las figuras albinas, blanquecinas, fantasmas.


La plaza del Duomo de Milán, cuadro de 1968, vendida en 37.1 millones de dólares

No me reconozco, sé que soy yo,
soy verde, blanca y rosa,
sé que soy yo aún,
sigo en el mismo lugar, esperando,
sigo aquí porque es mi sitio,
soy verde, blanca y rosa.


P.D.: "Él sigue vivo, su arte... no conoce la verdad absoluta, lástima!"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Vaya un recorrido que nos has hecho por la pintura de GERHARD RICHTER, vaya unos versos que le has regalado y me pregunto se lo merecen ? o son tu versos los que los elevan y los ponen donde dicen que están...

    Te he dicho hoy que te admiro??? Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

SIRIA, YA NO ES SIRIA, SIRIA ES HISTORIA!

SIRIA,
Todo comenzó en la distancia, como quien ve una película, pero me agarró el corazón...
Cari Jiménez Te gusta esta página · 4 de septiembre de 2015 · Editado · 

Siento no poder evitar que mi poesía no tenga el poder que yo quisiera para resucitar a los inocentes, pero intentaré imaginar que es una horrorosa película pues no sé cómo parar la Guerra...
.
YO SOY REFUGIADO, MI PELÍCULA
.
Panorámica en plano americano
en mar adentro el zoom hacia la orilla
y al llegar a la playa en corto plano
enfocad la silueta en la gravilla
.
silenciosa, aquietada, sin respiro
cae la luz encima de su busto,
solo el ruido del mar, mientras en giro
la cámara, con voz en off de susto
.
va llamando al niñito que se mece:
no juegues donde rompen fuertes olas,
no juegues marinero al que guarece
un barco de papel con sus cabriolas.
.
¡Corten! Que deje el niño ya el rodaje
y "Yo soy refugiado" va a montaje. .
.
Y hoy continua...
Bienvenidos Refugiados - España
¡ESPERANZA!!! ¡El Acuerdo EU-Turquia se tambalea!!! SENTEN…

POESÍA: UNICORNIOS QUE SON CABALLOS

He soñado con equinos blancos galopaban encabritados mordiendo sus espumarajos lanzando coces al aire persiguiendo a hombres de todas las edades, les seguí con la vista frenaron sus cuartos traseros en la orilla del mar, no eran unicornios solo valientes caballos que querían salvar…
¿Qué querrían salvar?
He soñado con caballos tan blancos, que relucían  brincando en las montañas relinchando felices ya, y que no volverán pues herraron a sus cascos lo malo humano y gruñen que lo han enterrado en el mar.
P.D.: "Sería tan fácil cambiar el dicho de: Por un clavo se perdió un reino."
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥