Ir al contenido principal

SONETOS AL MUNDO


Foto realizada en el Jardín de/por Cari Jiménez
No seré yo quien alabe mis versos y mucho menos mi sentir, pues apenas si sé hacer firme las lazadas de los cordones de mis zapatillas. Pero aconteció una tarde que sentada en mi interior poético, a través de la ventana, me llegó el rumor del mundo, del mundo atroz del desamor de una joven de apenas dieciséis años. En ese momento, me abrasó un soneto y tuve que vaciarme en él, dice así…

SONETO AL MUNDO

No entiendo, no, por qué quiere este mundo
entrar por mi ventana hasta mi mente,
si al calor de mi hogar no me es urgente
que afuera, alguien se caiga en lo profundo.
Qué me podrá importar si en un inmundo
lloriqueo con sus lágrimas, enfrente,
nos muestra su congoja, el inocente
desamor, en un único segundo.
Lágrimas, amenazan con bañarme,
de su casa a la mía elevo un muro
que sus gritos pretenden derribarme.
Esta aflicción que quiere aposentarme
en mi casa, absorber mi aire puro,
que su dolor consiga estrangularme.

Publicado en mi libro Nihilismo en primera persona (Antología del desencuentro) en diciembre de 2015, bien podía haber nacido de la lectura del soneto de Sor Juana Inés de la Cruz (México) que dice así:

EN PERSEGUIRME, MUNDO ¿QUÉ INTENTAS?

En perseguirme, Mundo ¿qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?
Yo no estimo tesoros ni riquezas:
y así, siempre me causan más contento
poner riquezas en mi entendimiento
que no mi entendimiento en las riquezas.
Y no estimo hermosura que, vencida,
es despojo civil de las edades,
ni riqueza me agrada fementida,
teniendo por mejor, en mis verdades,
consumir vanidades de la vida
que consumir la vida en vanidades.

Si no fuese porque este poema de Sor Inés lo leo ahora mismo, semana santa de 2016.


P.D.: "Ambas nos hemos tomado libertades en nuestros sonetos aunque no sé si por las mismas circunstancias de llevar poco en el oficio como es mi caso, en mi soneto cometo asonancia con los tercetos y ella, en las consonancias esas/ezas y acento en 7ª sílaba en versos 3 y 6."

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Lo tengo en tu libro, en la carpeta que hay en mi ordenador con tu nombre pero no puedo evitar volver a leerlo cada vez que me encuentro con él.
    ¡ Me gusta, ! Me gusta , y cada vez que lo leo me gusta mas. Un abrazo poeta .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo (BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)
Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.
Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameovercuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Apren…

SONETO A LA SIERRA DE PELA

SIERRA DE PELA...
(A mi sobrino Fco Javier J M )
No hay en el mundo, para mí, una cumbre, ni un pico, ni montaña que me rija o conquiste con gana tan prolija como lo hace esta sierra con su herrumbre.
Desde mi lejanía la vislumbre y su llama de faro me dirija, que es imagen que a mí me regocija y siempre necesito que me alumbre.
Ella está en la raíz de mi penar, sobre el pueblo en el que una sementera aparqué mi faena de espigar y olvidé la alegría de mi era. ¡Quién sus peñas volviera a jalonar para bajar lozana su ladera!


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LA CIÉNAGA NEGRA

La ciénaga negra que todo lo cubre refleja una luna mellada sin brillo que juega a esconderse en funestos árboles donde el triste viento acalla, en sus hojas, los nombres de cuerpos que el tiempo cortó, y entre rosas rojas olvidados nadan en la negra ciénaga que todo lo cubre.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥