Ir al contenido principal

POESÍA: UNICORNIOS QUE SON CABALLOS



He soñado con equinos blancos
galopaban encabritados
mordiendo sus espumarajos
lanzando coces al aire
persiguiendo a hombres de todas las edades,
les seguí con la vista
frenaron sus cuartos traseros
en la orilla del mar,
no eran unicornios
solo valientes caballos
que querían salvar…

¿Qué querrían salvar?

He soñado con caballos
tan blancos, que relucían 
brincando en las montañas
relinchando felices ya, y que no volverán
pues herraron a sus cascos lo malo humano
y gruñen que lo han enterrado en el mar.

P.D.: "Sería tan fácil cambiar el dicho de: Por un clavo se perdió un reino."

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. gracias, mari cari, por aportar siempre cosas bonitas y que no hieren a nadie. ;)
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Querían salvarse ellos, lo que no es poco.

    ResponderEliminar
  3. Uy que lindo , te mando un abrazo y sueña mi Mari

    ResponderEliminar
  4. ¿Sabes que el remedio para los impotentes en la Edad Media era tomar en un vaso con agua los polvos diluidos de un cuerno de unicornio? A tal llegó la cosa que hasta el rey impotente Enrique IV mandó una expedición a África para hacerse con tan preciado souvenir y vinieron con un extraño cuerno... de rinoceronte (lo más parecido para ellos a un precioso unicornio).
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …