Ir al contenido principal

POESÍA: POSTRADOS ANTE LA CLEMENCIA



Llena de lujos me hallaba,
radiante, como la aurora que se contempla por primera vez
impaciente, como la potencia en todo salto
crepitando, como la fibra de algodón al teñirse, de rojo.

Y desprendida de ese rayo, impaciente y radiante,
caí enrojecida, de rodillas frente a ti, que ya lo estabas
en mitad del desierto, desnudada, descongelada y sin adornos,
mientras tu frente, se apoyaba contra mi frente,
tu mirada, descansaba en la mía,
tu piel, crecía contra mí,
tu aliento, se depositaba en el mío,
tu olor, se mezclaba en mí,
y todo tu ser, me pertenecía, más por ello, te pido clemencia.

Fui recogiendo arrodillada mi esperanza
portando por banderola, mi cabellera al viento
que proclamaba, la rendición de la nada
mientras tus pupilas, nadaron hacia las mías
agitadas, por unas velas de pestañas
que derritieron, los bastiones de mis iris
suplicando el sellado de mis labios
con ese sabor dulce del consuelo,
porque todo mi ser, te pertenecía, y por ello, tú, me pides clemencia.



P.D.: "A través de la clemencia se puede llegar al amor y creo que, en cierto modo, todo Amor es clemente"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. precioso y romántico poema, mari cari. sí, el amor tiene mucho de clemente. está por encima del orgullo, de las diferencias y de todo.
    besos

    ResponderEliminar
  2. A través de la benevolencia se puede conservar el amor... diría yo... para llegar a él ya lo considero menos imprescindible... no sé.

    El poema es precioso, jardinera!!

    ResponderEliminar
  3. Me quito el sombrero de paja, me inclino con reverencia ante tan hermosos poema hada jardinera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado. A>l amor se puede llegar por infinitos caminos y a veces ni caminos hacen falta. y la clemencia es una de ellas.
    Como siempre lo has bordado. No se puede expresar mejor lo que te sugiere una imagen.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Hermoso poema y me encanto la posdata tienes toda , la razón te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
  6. Me quito el sombrero de lana (hace frío) y me lo vuelvo a poner rapidito, excelente poema, romántico como la foto que lo acompaña.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. El amor es mucho mas que clemencia, en realidad son muchos los ingredientes para tan buen resultado y cuidarlo y mimarlo la mejor opción para perdurar...

    PD:
    Me encanto la fotografía y las letras que te inspiraron.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

JUANA EN TREINTA CARTAS Y UN TELEGRAMA

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

A BOB...

...por su infinita paciencia.
Me has despertado demasiado tarde,
escuché tu portazo y abrí los ojos
seguro que cabalgas ya en tu arcoíris,
he despertado o es que estoy ciega
porque veo la claridad de tu rastro,
instrucciones de viajes y modo de vida,
no sabré nunca a qué saben tus nubes
cuando entran a bocanadas en el cerebro
y sé que es duro saberlo, ¡siento dureza!

Puedo decirte que tu corona no desaloja dinero
y que tu manto de rey no es más que hierba pisada,
yo me cambiaría por ti, me cambiaría por ti
aunque me has despertado demasiado tarde
cuando ya las flores no crecen libres
y sí lo hace el miedo a ser hierba pisada,
hierba pisada...

Tras tu portazo, eres el bufón del que se sirve
la oscuridad, porque valemos más muertos que vivos
y me has despertado a la orfandad, sin remedio,
sin remedio.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

POEMAS DEL FRÍO, DE SANDRA SÁNCHEZ

Leyendo Poemas del frío de la poeta Sandra Sánchez, se queda atrapada la figuración de que en sus versos estuviese contenida la esencia de la otoñal y amarillenta Gijón. Como si su norte –Oviedo o Gijón- fuese una laguna congelada en las hojas color sepia otoñal de la plaquette que los contiene.
Es reconfortante dejarse atrapar por la lengua fría de su imaginario que evoca sentidos horizontes de estepa, que invoca la necesidad de tener una barca de azucenas llena y, cómo no, un paraguas. Porque un paraguas en el norte es necesario, muy necesario para la lluvia fría que cae arrastrando versos ateridos de sensualidad incesante. 
La poeta dice frío, lluvia, llanto, llanto que se desborda, llanto desbordado que se desliza en lágrimas de culpa. Ellas caen y se secan en el papel verjurado sepia otoñal delimitado en un único cuerpo, también de letra, y atrapa en su nada. Allí mismo se contiene la nada misma, un gusano devorador de la vida, solo que Sandra la escribe en sus versos con otro nom…