Ir al contenido principal

POESÍA: POSTRADOS ANTE LA CLEMENCIA



Llena de lujos me hallaba,
radiante, como la aurora que se contempla por primera vez
impaciente, como la potencia en todo salto
crepitando, como la fibra de algodón al teñirse, de rojo.

Y desprendida de ese rayo, impaciente y radiante,
caí enrojecida, de rodillas frente a ti, que ya lo estabas
en mitad del desierto, desnudada, descongelada y sin adornos,
mientras tu frente, se apoyaba contra mi frente,
tu mirada, descansaba en la mía,
tu piel, crecía contra mí,
tu aliento, se depositaba en el mío,
tu olor, se mezclaba en mí,
y todo tu ser, me pertenecía, más por ello, te pido clemencia.

Fui recogiendo arrodillada mi esperanza
portando por banderola, mi cabellera al viento
que proclamaba, la rendición de la nada
mientras tus pupilas, nadaron hacia las mías
agitadas, por unas velas de pestañas
que derritieron, los bastiones de mis iris
suplicando el sellado de mis labios
con ese sabor dulce del consuelo,
porque todo mi ser, te pertenecía, y por ello, tú, me pides clemencia.



P.D.: "A través de la clemencia se puede llegar al amor y creo que, en cierto modo, todo Amor es clemente"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. precioso y romántico poema, mari cari. sí, el amor tiene mucho de clemente. está por encima del orgullo, de las diferencias y de todo.
    besos

    ResponderEliminar
  2. A través de la benevolencia se puede conservar el amor... diría yo... para llegar a él ya lo considero menos imprescindible... no sé.

    El poema es precioso, jardinera!!

    ResponderEliminar
  3. Me quito el sombrero de paja, me inclino con reverencia ante tan hermosos poema hada jardinera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado. A>l amor se puede llegar por infinitos caminos y a veces ni caminos hacen falta. y la clemencia es una de ellas.
    Como siempre lo has bordado. No se puede expresar mejor lo que te sugiere una imagen.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Hermoso poema y me encanto la posdata tienes toda , la razón te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
  6. Me quito el sombrero de lana (hace frío) y me lo vuelvo a poner rapidito, excelente poema, romántico como la foto que lo acompaña.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. El amor es mucho mas que clemencia, en realidad son muchos los ingredientes para tan buen resultado y cuidarlo y mimarlo la mejor opción para perdurar...

    PD:
    Me encanto la fotografía y las letras que te inspiraron.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

EL ROMANTICISMO EN OCHO VERSOS

Se intuyen montañas en el movimiento de caderas cuando me das el paisaje sombrío de tu espalda y te pierdes en la bruma de sus cumbres, la emoción embarga mi objetivo entre nubes que descargan su elemento misterioso arrastrando mis fantasmas, y entonces me alejo de la realidad y dialogo con mi mundo mientras los objetos se hacen pequeños porque muerdo tu nombre y pierdo todo apetito.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LAS TAUROS "SEMOS ASINA"

Al abrir mis ojos al mundo, cual rosa
en un mes de mayo, ¡me gustan sus flores!,
el cantar de pájaros me pone animosa
porque brilla el sol, ¡qué bien, sus calores!

Al abrir mis labios al mundo, jocosa,
enseño mis dientes que son los autores
de muerdos en fruta, jugosa y golosa,
que crío en el huerto ¡con muchos sudores!

Al abrir mis manos al mundo del tacto,
del mal y del bien tauro es el honor,
el libre albedrío, la amistad sincera.

Al abrirse el mundo de mi lado abstracto,
dan las injusticias este pundonor
para corregirlas como una guerrera.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

...A MERCED DE SU VIENTO.

Ella se marchó un día de muchísimo viento por el camino de baldosas amarillas. Ya va para un año. Acompañada del perrito faldero, del león que siempre temblaba hiciera frío o calor y del que rodaba continuamente por el suelo con su vana existencia de paja. Voló por los aires con sus trenzas de niña y le dejó vacío, hueco. 
Él se dedicó a transportar líquidos de unas granjas a otras; aquí la leche de las vacas; allí el agua fresca del pozo; más allá el aceite o gasóleo. Era un simple contenedor de líquidos hasta que se oxidó y fue transformado en un molinillo acelerado del pozo de agua, salivando su boca un mar podrido de soledad entre sus mellados dientes metálicos.
Se acerca un tornado y, sin lograr localizar el punto exacto donde siente la punzada o la herida del amor, comprende que éste no está en el corazón sino que late en la idea del regreso de la niña de zapatos rojos.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥