Ir al contenido principal

POESÍA: VAGUADAS ATESORADAS





VAGUADAS ATESORADAS
 
Eran huertas sencillas de aljibes
con norias y sus pollinos
parcelas de buenos frutos,
caminos pisados de tierra
mil flores por sus veredas,
Vaguadas en extramuros.

A pedazos, fuiste Barrio
expandido, con nombres de árboles,
parques, sierras y pantanos,
y la sencillez habita en ti
no tienes lugar para darte,
y todo entero te entregas
al paseo de la tarde.

Regalas, siempre te regalas
al que recorre tus calles,
olores de flores frescas
tras tapias y ventanales
que hacen elevar la vista
hacia cielos alucinantes.

Nubes de borregos blancos
a naranja en la puesta tiran,
van surcando amarillos
lienzos azules y lilas,
que se descomponen en rosas
flor abajo y flor arriba.



P.D.: "Queremos los lugares por los que transitamos y en los que nos desarrollamos como personas. Uno no es de dónde nace, sino de dónde pace"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. Unas fiestas muy de acuerdo con nuestro jardín y también con su jardinera.
    ¡Pásalo bien!

    ResponderEliminar
  2. Completamente con esa posdata, como siempre, querida jardinera, comprendo mejor que nunca la importancia del verdadero hogar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. que lo pases muy bien en las fiestas y te despierten muchos buenos recuerdos y sensaciones agradables.
    besos, mari cari!

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonito, Cari! Cada día escribes mejor. Lo noto en mi piel, que se le eriza el vello cuando te leo.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad uno es del lugar que que crezca como persona. adore ese mensaje. Un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
  6. ¡Pues a disfrutar de la fiesta toca, jardinera! Aquí en mi localidad estamos de fiestas grandes a principios de Junio.

    Por cierto, aquí decimos: "la oveja no es de donde nace, sino de donde pace". Aunque no hay nada mejor que pastar en el lugar en el que se nace. La hierba sabe mejor jajajajaja

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Entiendo, Cari, que este barrio es el tuyo, en el que vives, en el que naciste o en el que creciste y eso se nota por los buenos recuerdos que te crean sus gentes y rincones, tanto que te inspiran esa poesía hermosa que hoy compartes. ¿Sabes que aún no conociendo este barrio casi casi me lo imagino?
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Muy cierto, no hace falta ser del lugar para sentirlo propio, no siempre se acierta donde nos gustaría haber nacido, pero claro, por naturaleza, nos gusta llevar la contraria...


    PD:
    Se acerca el veranito, las fiestecitas y las ganas de jolgorio, a disfrutarlos.

    ResponderEliminar
  9. Hermoso poema MariCari.
    Te deseo unas felices fiestas.Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

JUANA EN TREINTA CARTAS Y UN TELEGRAMA

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

A BOB...

...por su infinita paciencia.
Me has despertado demasiado tarde,
escuché tu portazo y abrí los ojos
seguro que cabalgas ya en tu arcoíris,
he despertado o es que estoy ciega
porque veo la claridad de tu rastro,
instrucciones de viajes y modo de vida,
no sabré nunca a qué saben tus nubes
cuando entran a bocanadas en el cerebro
y sé que es duro saberlo, ¡siento dureza!

Puedo decirte que tu corona no desaloja dinero
y que tu manto de rey no es más que hierba pisada,
yo me cambiaría por ti, me cambiaría por ti
aunque me has despertado demasiado tarde
cuando ya las flores no crecen libres
y sí lo hace el miedo a ser hierba pisada,
hierba pisada...

Tras tu portazo, eres el bufón del que se sirve
la oscuridad, porque valemos más muertos que vivos
y me has despertado a la orfandad, sin remedio,
sin remedio.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

POEMAS DEL FRÍO, DE SANDRA SÁNCHEZ

Leyendo Poemas del frío de la poeta Sandra Sánchez, se queda atrapada la figuración de que en sus versos estuviese contenida la esencia de la otoñal y amarillenta Gijón. Como si su norte –Oviedo o Gijón- fuese una laguna congelada en las hojas color sepia otoñal de la plaquette que los contiene.
Es reconfortante dejarse atrapar por la lengua fría de su imaginario que evoca sentidos horizontes de estepa, que invoca la necesidad de tener una barca de azucenas llena y, cómo no, un paraguas. Porque un paraguas en el norte es necesario, muy necesario para la lluvia fría que cae arrastrando versos ateridos de sensualidad incesante. 
La poeta dice frío, lluvia, llanto, llanto que se desborda, llanto desbordado que se desliza en lágrimas de culpa. Ellas caen y se secan en el papel verjurado sepia otoñal delimitado en un único cuerpo, también de letra, y atrapa en su nada. Allí mismo se contiene la nada misma, un gusano devorador de la vida, solo que Sandra la escribe en sus versos con otro nom…