Ir al contenido principal

POESÍA: ROLANDO UN TACTO FRÍO




Tus manos de nieve finiquitan
en uñas de blanca escarcha
como trineo de afilados cantos
sensiblemente mis valles trazan,
filamentos petrificados
restallan acá y allá
provocando corporales fogatas.

Moléculas de agua
mutadas a cero grados
de aparente quietud
que abrasan todo a su paso,
de arriba abajo y de abajo arriba
sin meta, sin maleta, sin abrigo, sin testigos.

Solo estremecimiento vítreo
de tus dedos por mi blanco campo,
a borbotones ardiendo tus yemas
sobre mí, tu deshielo está rolando.






P.D.: "Conseguir que la indiferencia, en todos los ámbitos, desaparezca es una tarea que solo puede ser ganada con el calor, el humano"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. El calor humano hace florecer todos los jardines. En tu jardín se encuentra siempre ese calor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. precioso poema y muy bien entonado, mari cari. hay personas que dan calor y hay personas que dan un frío interno que no se quita ni poniéndose un abrigo. como los hombres grises de la novela 'momo' de michael ende.
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Sabias palabras, mi querida jardinera fiel, el calor humano es capaz de derretir hasta el mismísimo Muro de Martin.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ay que no estoy para fríos y escalofríos. Necesito calor de todo tipo. Humano, climatológico y de alimentación que no fiebre.
    Pero que maravillas sacas de un bloque de hielo.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Derretir el hielo del corazón humano, lamentablemente, es una tarea muy complicada. En especial, la de los grandes magnates que manejan el mundo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Uy hasta frió me dio, pero una sonrisa y una amistad siempre dan calor hasta al mas frió corazón

    ResponderEliminar
  7. Y a veces ese calor es insuficiente...

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. En este tiempo floreado y luminoso parace que l anieve queda lejos, pero qué va. Para este próximo fin de semana dan nieve otra vez en las cumbres, así que me veo rescatando el abrigo, el gorro y los guantes, amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Un poema precioso. Estremecimiento vitreo, borbotones ardiendo... El lenguaje es terrible, que infinita capacidad de provocar al alma.

    ResponderEliminar
  10. Me marcho, solo de pensar en el gélido frío se me entumece los sentidos...

    PD:
    La indiferencia se esta apoderando de la humanidad, total, con ver donde nos alcanza la nariz, es suficiente para no sufrir el mal ajeno y aun siendo un error, seguimos cayendo hacia la unidad absoluta, a ver si nos damos calorcito y cambiamos la situación, difícil, pero no imposible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

JUANA EN TREINTA CARTAS Y UN TELEGRAMA

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

A BOB...

...por su infinita paciencia.
Me has despertado demasiado tarde,
escuché tu portazo y abrí los ojos
seguro que cabalgas ya en tu arcoíris,
he despertado o es que estoy ciega
porque veo la claridad de tu rastro,
instrucciones de viajes y modo de vida,
no sabré nunca a qué saben tus nubes
cuando entran a bocanadas en el cerebro
y sé que es duro saberlo, ¡siento dureza!

Puedo decirte que tu corona no desaloja dinero
y que tu manto de rey no es más que hierba pisada,
yo me cambiaría por ti, me cambiaría por ti
aunque me has despertado demasiado tarde
cuando ya las flores no crecen libres
y sí lo hace el miedo a ser hierba pisada,
hierba pisada...

Tras tu portazo, eres el bufón del que se sirve
la oscuridad, porque valemos más muertos que vivos
y me has despertado a la orfandad, sin remedio,
sin remedio.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

POEMAS DEL FRÍO, DE SANDRA SÁNCHEZ

Leyendo Poemas del frío de la poeta Sandra Sánchez, se queda atrapada la figuración de que en sus versos estuviese contenida la esencia de la otoñal y amarillenta Gijón. Como si su norte –Oviedo o Gijón- fuese una laguna congelada en las hojas color sepia otoñal de la plaquette que los contiene.
Es reconfortante dejarse atrapar por la lengua fría de su imaginario que evoca sentidos horizontes de estepa, que invoca la necesidad de tener una barca de azucenas llena y, cómo no, un paraguas. Porque un paraguas en el norte es necesario, muy necesario para la lluvia fría que cae arrastrando versos ateridos de sensualidad incesante. 
La poeta dice frío, lluvia, llanto, llanto que se desborda, llanto desbordado que se desliza en lágrimas de culpa. Ellas caen y se secan en el papel verjurado sepia otoñal delimitado en un único cuerpo, también de letra, y atrapa en su nada. Allí mismo se contiene la nada misma, un gusano devorador de la vida, solo que Sandra la escribe en sus versos con otro nom…