Ir al contenido principal

POESÍA: ROLANDO UN TACTO FRÍO




Tus manos de nieve finiquitan
en uñas de blanca escarcha
como trineo de afilados cantos
sensiblemente mis valles trazan,
filamentos petrificados
restallan acá y allá
provocando corporales fogatas.

Moléculas de agua
mutadas a cero grados
de aparente quietud
que abrasan todo a su paso,
de arriba abajo y de abajo arriba
sin meta, sin maleta, sin abrigo, sin testigos.

Solo estremecimiento vítreo
de tus dedos por mi blanco campo,
a borbotones ardiendo tus yemas
sobre mí, tu deshielo está rolando.






P.D.: "Conseguir que la indiferencia, en todos los ámbitos, desaparezca es una tarea que solo puede ser ganada con el calor, el humano"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. El calor humano hace florecer todos los jardines. En tu jardín se encuentra siempre ese calor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. precioso poema y muy bien entonado, mari cari. hay personas que dan calor y hay personas que dan un frío interno que no se quita ni poniéndose un abrigo. como los hombres grises de la novela 'momo' de michael ende.
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Sabias palabras, mi querida jardinera fiel, el calor humano es capaz de derretir hasta el mismísimo Muro de Martin.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ay que no estoy para fríos y escalofríos. Necesito calor de todo tipo. Humano, climatológico y de alimentación que no fiebre.
    Pero que maravillas sacas de un bloque de hielo.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Derretir el hielo del corazón humano, lamentablemente, es una tarea muy complicada. En especial, la de los grandes magnates que manejan el mundo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Uy hasta frió me dio, pero una sonrisa y una amistad siempre dan calor hasta al mas frió corazón

    ResponderEliminar
  7. Y a veces ese calor es insuficiente...

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. En este tiempo floreado y luminoso parace que l anieve queda lejos, pero qué va. Para este próximo fin de semana dan nieve otra vez en las cumbres, así que me veo rescatando el abrigo, el gorro y los guantes, amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Un poema precioso. Estremecimiento vitreo, borbotones ardiendo... El lenguaje es terrible, que infinita capacidad de provocar al alma.

    ResponderEliminar
  10. Me marcho, solo de pensar en el gélido frío se me entumece los sentidos...

    PD:
    La indiferencia se esta apoderando de la humanidad, total, con ver donde nos alcanza la nariz, es suficiente para no sufrir el mal ajeno y aun siendo un error, seguimos cayendo hacia la unidad absoluta, a ver si nos damos calorcito y cambiamos la situación, difícil, pero no imposible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez

UNA MANZANA EN LA NEVERA de Sandra Sánchez, por Caridad Jiménez Parralejo (BREVE RESEÑA del POEMARIO de la editorial Piediciones, publicado en Octubre de 2017.)
Abrí la puerta de la nevera y no tuve que meter mi cabeza adentro para ver cuál era su contenido, saltaba a la vista una roja manzana. 

Una manzana en la nevera de la poeta asturiana Sandra Sánchez, es una nevera en modo libro que si a su vez abrimos su puerta o cubierta, ¿qué ocurrirá? Seguramente se encienda la lucecita como en la nevera y tal que si fuésemos Adán y Eva, mordamos la manzana.
Con el primer muerdo a su manzana se nos escancia en la boca un sabor poético a carpe diem como en el poema Un día abrí los ojos cuando dice: “Un día abrí los ojos/ y habían pasado veinte años./ … Apenas nada.” y que nos va a acompañar en cada mordisco, unas veces en primer plano y otras como un regusto, tales son los casos de Gameovercuando dice: “…de saber de qué va el juego éste/ -al fin-/ en el que sólo hay una vida.”; y también en Apren…

SONETO A LA SIERRA DE PELA

SIERRA DE PELA...
(A mi sobrino Fco Javier J M )
No hay en el mundo, para mí, una cumbre, ni un pico, ni montaña que me rija o conquiste con gana tan prolija como lo hace esta sierra con su herrumbre.
Desde mi lejanía la vislumbre y su llama de faro me dirija, que es imagen que a mí me regocija y siempre necesito que me alumbre.
Ella está en la raíz de mi penar, sobre el pueblo en el que una sementera aparqué mi faena de espigar y olvidé la alegría de mi era. ¡Quién sus peñas volviera a jalonar para bajar lozana su ladera!


MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LA CIÉNAGA NEGRA

La ciénaga negra que todo lo cubre refleja una luna mellada sin brillo que juega a esconderse en funestos árboles donde el triste viento acalla, en sus hojas, los nombres de cuerpos que el tiempo cortó, y entre rosas rojas olvidados nadan en la negra ciénaga que todo lo cubre.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥