Ir al contenido principal

POESÍA: ROLANDO UN TACTO FRÍO




Tus manos de nieve finiquitan
en uñas de blanca escarcha
como trineo de afilados cantos
sensiblemente mis valles trazan,
filamentos petrificados
restallan acá y allá
provocando corporales fogatas.

Moléculas de agua
mutadas a cero grados
de aparente quietud
que abrasan todo a su paso,
de arriba abajo y de abajo arriba
sin meta, sin maleta, sin abrigo, sin testigos.

Solo estremecimiento vítreo
de tus dedos por mi blanco campo,
a borbotones ardiendo tus yemas
sobre mí, tu deshielo está rolando.






P.D.: "Conseguir que la indiferencia, en todos los ámbitos, desaparezca es una tarea que solo puede ser ganada con el calor, el humano"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. El calor humano hace florecer todos los jardines. En tu jardín se encuentra siempre ese calor.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. precioso poema y muy bien entonado, mari cari. hay personas que dan calor y hay personas que dan un frío interno que no se quita ni poniéndose un abrigo. como los hombres grises de la novela 'momo' de michael ende.
    besos!

    ResponderEliminar
  3. Sabias palabras, mi querida jardinera fiel, el calor humano es capaz de derretir hasta el mismísimo Muro de Martin.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Ay que no estoy para fríos y escalofríos. Necesito calor de todo tipo. Humano, climatológico y de alimentación que no fiebre.
    Pero que maravillas sacas de un bloque de hielo.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Derretir el hielo del corazón humano, lamentablemente, es una tarea muy complicada. En especial, la de los grandes magnates que manejan el mundo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Uy hasta frió me dio, pero una sonrisa y una amistad siempre dan calor hasta al mas frió corazón

    ResponderEliminar
  7. Y a veces ese calor es insuficiente...

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. En este tiempo floreado y luminoso parace que l anieve queda lejos, pero qué va. Para este próximo fin de semana dan nieve otra vez en las cumbres, así que me veo rescatando el abrigo, el gorro y los guantes, amiga.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Un poema precioso. Estremecimiento vitreo, borbotones ardiendo... El lenguaje es terrible, que infinita capacidad de provocar al alma.

    ResponderEliminar
  10. Me marcho, solo de pensar en el gélido frío se me entumece los sentidos...

    PD:
    La indiferencia se esta apoderando de la humanidad, total, con ver donde nos alcanza la nariz, es suficiente para no sufrir el mal ajeno y aun siendo un error, seguimos cayendo hacia la unidad absoluta, a ver si nos damos calorcito y cambiamos la situación, difícil, pero no imposible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante y gracias!

Entradas populares de este blog

EL ROMANTICISMO EN OCHO VERSOS

Se intuyen montañas en el movimiento de caderas cuando me das el paisaje sombrío de tu espalda y te pierdes en la bruma de sus cumbres, la emoción embarga mi objetivo entre nubes que descargan su elemento misterioso arrastrando mis fantasmas, y entonces me alejo de la realidad y dialogo con mi mundo mientras los objetos se hacen pequeños porque muerdo tu nombre y pierdo todo apetito.
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

LAS TAUROS "SEMOS ASINA"

Al abrir mis ojos al mundo, cual rosa
en un mes de mayo, ¡me gustan sus flores!,
el cantar de pájaros me pone animosa
porque brilla el sol, ¡qué bien, sus calores!

Al abrir mis labios al mundo, jocosa,
enseño mis dientes que son los autores
de muerdos en fruta, jugosa y golosa,
que crío en el huerto ¡con muchos sudores!

Al abrir mis manos al mundo del tacto,
del mal y del bien tauro es el honor,
el libre albedrío, la amistad sincera.

Al abrirse el mundo de mi lado abstracto,
dan las injusticias este pundonor
para corregirlas como una guerrera.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥

...A MERCED DE SU VIENTO.

Ella se marchó un día de muchísimo viento por el camino de baldosas amarillas. Ya va para un año. Acompañada del perrito faldero, del león que siempre temblaba hiciera frío o calor y del que rodaba continuamente por el suelo con su vana existencia de paja. Voló por los aires con sus trenzas de niña y le dejó vacío, hueco. 
Él se dedicó a transportar líquidos de unas granjas a otras; aquí la leche de las vacas; allí el agua fresca del pozo; más allá el aceite o gasóleo. Era un simple contenedor de líquidos hasta que se oxidó y fue transformado en un molinillo acelerado del pozo de agua, salivando su boca un mar podrido de soledad entre sus mellados dientes metálicos.
Se acerca un tornado y, sin lograr localizar el punto exacto donde siente la punzada o la herida del amor, comprende que éste no está en el corazón sino que late en la idea del regreso de la niña de zapatos rojos.

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥