Ir al contenido principal

POESÍA: POSTRADOS ANTE LA CLEMENCIA



Llena de lujos me hallaba,
radiante, como la aurora que se contempla por primera vez
impaciente, como la potencia en todo salto
crepitando, como la fibra de algodón al teñirse, de rojo.

Y desprendida de ese rayo, impaciente y radiante,
caí enrojecida, de rodillas frente a ti, que ya lo estabas
en mitad del desierto, desnudada, descongelada y sin adornos,
mientras tu frente, se apoyaba contra mi frente,
tu mirada, descansaba en la mía,
tu piel, crecía contra mí,
tu aliento, se depositaba en el mío,
tu olor, se mezclaba en mí,
y todo tu ser, me pertenecía, más por ello, te pido clemencia.

Fui recogiendo arrodillada mi esperanza
portando por banderola, mi cabellera al viento
que proclamaba, la rendición de la nada
mientras tus pupilas, nadaron hacia las mías
agitadas, por unas velas de pestañas
que derritieron, los bastiones de mis iris
suplicando el sellado de mis labios
con ese sabor dulce del consuelo,
porque todo mi ser, te pertenecía, y por ello, tú, me pides clemencia.



P.D.: "A través de la clemencia se puede llegar al amor y creo que, en cierto modo, todo Amor es clemente"

MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!}

Comentarios

  1. precioso y romántico poema, mari cari. sí, el amor tiene mucho de clemente. está por encima del orgullo, de las diferencias y de todo.
    besos

    ResponderEliminar
  2. A través de la benevolencia se puede conservar el amor... diría yo... para llegar a él ya lo considero menos imprescindible... no sé.

    El poema es precioso, jardinera!!

    ResponderEliminar
  3. Me quito el sombrero de paja, me inclino con reverencia ante tan hermosos poema hada jardinera.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado. A>l amor se puede llegar por infinitos caminos y a veces ni caminos hacen falta. y la clemencia es una de ellas.
    Como siempre lo has bordado. No se puede expresar mejor lo que te sugiere una imagen.
    Bss

    ResponderEliminar
  5. Hermoso poema y me encanto la posdata tienes toda , la razón te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
  6. Me quito el sombrero de lana (hace frío) y me lo vuelvo a poner rapidito, excelente poema, romántico como la foto que lo acompaña.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. El amor es mucho mas que clemencia, en realidad son muchos los ingredientes para tan buen resultado y cuidarlo y mimarlo la mejor opción para perdurar...

    PD:
    Me encanto la fotografía y las letras que te inspiraron.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Si no puedes resistirte a dejar tu comentario... ¡Adelante!

Entradas populares de este blog

EL MAL NECESARIO, de Jaime Covarsí

Hay tanta oferta cultural en esta ciudad de Badajoz en los mismos días y a las mismas horas que es normal que las que se refieren a presentaciones de libros (da igual que sean de novela, relato, poesía, etc.) pasen desapercibidas, por varios motivos, pero el más sorprendente es la que utiliza el boca a boca (Facebook) como única campaña de marketing. Otro motivo de por qué pasa desapercibida una presentación de un libro es porque tendemos a realizarla en una librería, que es justo el almacén de libros más desorbitado en proporción a títulos, así, escuchamos el nombre de uno y ya nos parece hasta mediocre, repetitivo y no sirve indicar que la familia lo lleva ya por la segunda o tercera ediciones o que ha aparecido en diversos blogs y hasta en suplementos culturales que favorecen la posibilidad de retención del susodicho título, pongamos por caso que oímos: El mal necesario, de Jaime Covarsí.
El mal necesario sin embargo, no debe perdérselo el buen lector por la fina ironía que vierte …

POESÍA: UNICORNIOS QUE SON CABALLOS

He soñado con equinos blancos galopaban encabritados mordiendo sus espumarajos lanzando coces al aire persiguiendo a hombres de todas las edades, les seguí con la vista frenaron sus cuartos traseros en la orilla del mar, no eran unicornios solo valientes caballos que querían salvar…
¿Qué querrían salvar?
He soñado con caballos tan blancos, que relucían  brincando en las montañas relinchando felices ya, y que no volverán pues herraron a sus cascos lo malo humano y gruñen que lo han enterrado en el mar.
P.D.: "Sería tan fácil cambiar el dicho de: Por un clavo se perdió un reino."
MariCari, la Jardinera fiel.

{¡B U E N A_____S U E R T E!} ♥ ღ ♥